• Por María Parente Mariño y Roberto Carlos Mirás

 

La India se observa, pero no se explica       

(Alberto Oliveras)                                             

 

“La India enseña” (PPC) de Carlos Vallés o “Un viaje a la India” del portugués Gonzalo M. Tabares (Seix –Barral) y “Pollo a la mantequilla en Ludhaina. Viaje por la India provinciana” (Barataria) de Pankaj Mishra  son algunos de los libros que se han publicado acerca de este Viejo, Tradicional y Gran Coloso que es La India. Pero, ¿Cómo llegar a este país tan contradictorio?, ¿Cómo estudiar y llegar a él, y de qué forma o modo hacerlo?, ¿Cómo llegar a un espacio con tantas lenguas…?

 

Luis Mazarrasa Mowinckel (Santander 1958) es un gran viajero y aunque vive en Madrid es el gran desconocido. Es de esos viajeros que ya quedan pocos… Primero escribe artículos, segundo visita varios países para escribir sus Guías de Viaje… Lo hace de dos formas distintas, pero complementarias. Como un mochilero de esos que en los años sesenta se marcharon con lo puesto, viajando en busca de una nueva savia, dejando una España quizás demasiado católica y conservadora y la otra escribiendo para un medio de comunicación como un reportero de los de antes, sin internet y con una cámara o quizás grabadora que registra todo lo que ve a su paso. Pero con un «arma» muy interesante, la curiosidad. Fruto de ello es el libro que les presentamos a ustedes: «Viajero al Curry» (Amargord) Finalista del Premio Grandes Viajeros. Pocas palabras, pero con mucha calidad en cada uno de sus capítulos… En que el autor deja paso al lector y es el mismo oyente, lector el verdadero protagonista al pasar las páginas y leer los capítulos del mismo. El autor se escapa en el libro, igual que esas veces que la vida le ha puesto en el camino hacia lo desconocido, hacia un país con más de mil millones de habitantes y con una cultura milenaria que rodea al mismo, esté uno en donde esté, desde la política, pasando por la religión que está en todo en India, hacen que Luis tenga que regresar al país varias veces y en cada una observándolo siempre de manera diferente descubriendo algo que no había descubierto en la anterior. ¿Cuáles son las diferencias entre las religiones en India y en Occidente?, ¿Cómo son los niños cuando el viajero mira para ellos?, o como escribe la poeta y escritora Chantal Maillard «¿por qué los Occidentales nos vamos y visitamos la India?» Y como el mismo Luis escribe: «¿Dónde están esas montañas de Dios?»

 

  • Doscientas noventa páginas que…

Nos invitan a visitar un país, a entrar en él y ser uno mismo, dejar a un lado nuestros prejuicios occidentales y olvidar que el tiempo no existe, simplemente dejarnos llevar y darnos cuenta que estamos siendo observados por miles de ojos que en su antigüedad, aunque no los vemos como nos trasmite su autor en este libro, nos están viendo…  Nos acerca a ese Bombay que descubrió el cineasta bengalí, Satyajit Ray (1921-1992) y nos introduce en la vida de una bandida desconocida para muchos Phoo-Ian Devi con quien tuvo la ocasión de hablar y entrevistar… Y al mismo tiempo llega y se introduce en el “fenómeno del sikhismo” y pregunta ¿Cómo fue la muerte de Indira Gandhi? Preguntas y respuestas y en cada capítulo hay una anécdota personal que Luis cuenta con dulzura. Es como si en una sala estuviéramos viendo una película en blanco y negro y nos pasaran la misma a cámara lenta..  Nos recuerda nombres como Salman Rushdie entre otros. Un viaje con mochila y de la misma comenzamos a sacar temas y temas con la suerte que cada uno de ellos, es tan interesante o más que el anterior.

  • El viaje prosigue…

Del Sur de la India se marcha al Norte, y visita a los tibetanos, al Templo de Oro en Amritsar y lo mezcla con las distintas personas y creencias que se encuentra a lo largo del camino. Y aunque suene ya dicho siempre acompañado de algo que le hace volver una y otra vez mientras lee, investiga y habla con sus gentes, al darse cuenta que la humanidad y la religión se encuentran en cada acto de la vida. Ahora nos sorprende con un trabajo recién publicado «Del Napalm al Iphone. Viajes por Indochina. Pero a estos autores se suman otros que han hecho de la India o de los «países asiáticos» su verdadera casa. Les hablamos como él mismo apreció de un Sabio el profesor Óscar Pujol Riembau (de quien ya hemos hablado en estas mismas páginas» que ha hecho de la India su «verdadero lugar de residencia» Su último trabajo amén de conferencias e intervenciones en distintos foros ha sido su excelente diccionario Sánscrito Castellano- primero catalán y ahora castellano y si las fuerzas lo acompañan tanto a él mismo como a sus colaboradores seguro que realiza el sánscrito inglés. Formación y conocimientos no le faltan. Quizás sea como George Harrison «el jardinero que en vez de podar los árboles lo hace con las palabras» y según afirma en el mismo «La elaboración de un diccionario sánscrito español no precisa de justificación alguna. El sánscrito no ha estado nunca ausente de la universidad española, aunque es en México donde los estudios de sánscrito están más asentados» a lo que añade «En todo caso, cabe señalar que existe un interés por el sánscrito que va más allá del mundo académico y se refleja en la fascinación que la filosofía, la religión y el arte, la literatura y la mitología de la India ejercen sobre el mundo occidental» En su momento escribió una reseña literaria bajo el titulo «El último brahman» y no sabemos si hacer algún tipo de comparaciones… Estudio hindi , sánscrito y su vida se ha visto rodeada como en la obra de Miguel de Cervantes de un  «laberinto» quizás estemos ante dos hombres, dos autores que han visitado la India pero de una diferente aunque complementaria. Como escribe en esa breve reseña el propio Pujol «Anterior a este hinduismo moderno sólo existía para ellos el dharma antiguo y eterno, el dharma védico centrado en el ritual y el estudio de los textos védicos y no en la devoción a un Dios personal o en el ascetismo» Una obra, una vida – la de Óscar Pujol Riembau dedicada a sus padres Jordi Pujol Rius y Rosalía Riembau Carbó. Y en el caso de Luis Mazarrasa -siguiendo las huellas del escritor francés Pierre Loti, peregrino en Angkor, en su periplo a principios del siglo pasado. Dejemos a un lado nuestros prejuicios y entremos. Seguro que vale la pena.

 

  • Maria Parente y Roberto Carlos Mirás

Roberto Carlos Mirás y María Parente. Autora: Sole Morais Vicente