Susana Prieto

Susana Prieto

Cernego (Vilamartín de Valdeorras) es una tranquila aldea con sabor auténtico a rural, rodeada por una pequeña y bella reserva natural de castaños centenarios.
Sus edificaciones mantienen una tipología antiquísima, la mayoría de ellas sin restaurar, con las típicas galerías de antaño, característica que, junto a los centenarios castaños, le aporta una inconfundible personalidad propia.

cernegovaldeorras1

Al igual que ocurre en otras localidades, durante el mes de agosto recupera vida y multiplica su población (en invierno no hay más de 20 vecinos), con la presencia incluso de niños en sus calles.

En agosto Cernego recupera vida, hasta hay algún niño.

En agosto Cernego recupera vida, hasta hay algún niño.

 

Además, ahora, el estrecho acceso al pueblo, que dificultaba la entrada de vehículos y lo que es peor, de ambulancias y coches de emergencias, acaba de ser ampliado para alegría de sus vecinos.

Calle de Cernego con casas antiguas

Calle de Cernego con casas antiguas

 

Aunque el medio rural tiende a desaparecer, pues cada vez vive menos juventud en los pueblos, está claro que sigue existiendo y que conserva toda su esencia.

Una vecina en una galería antigua típica del rural en Cernego (Vilamartín de Valdeorras)

Una vecina en una galería antigua típica del rural en Cernego (Vilamartín de Valdeorras)

 

Susana Prieto

http://valdeorrasdecerca.blogspot.com.es/