• Por el sumiller José Luis del Campo

Hoy os acerco la cata de este vino, Pingadelo Mencía 2018, elaborado por la bodega Cooperativa Virxen das Viñas (A Rúa, Ourense), un muy buen ejemplo de los vinos monovarietales mencías elaborados sin crianza.

Un vino por lo tanto joven, pero que se muestra en la cata con mucho carácter, dándole por momentos incluso ciertos toques de complejidad.

En vista nos encontramos con un vino color rojo rubí con intensidad media, capa media, muy limpio y brillante en copa parada, que en movimiento deja ver ribetes violáceos muy de esta varietal.

La nariz tiene una gran presencia de aromas a fruta roja, frescura y acidez, con toques florales como de violetas y un fondo mineral muy del terruño de Valdeorras. El conjunto bien equilibrado.

La boca es de fresca entrada, fruta y acidez de la mano en el paso por el paladar con un volumen medio, y una adecuada persistencia fruto de la gestión de la acidez.

El paso deja un buen recuerdo en el paladar y en el postgusto vuelve la fruta con mucha presencia.

 

Maridaje: Es un vino que, pese a su juventud, puede hacer frente a platos en los que sea más adecuado vinos con crianza. Por ese motivo me aventuro en esta ocasión a un maridaje con una buena carne de pavo por ejemplo.