• Por el sumiller José Luis del Campo
    • Sale de nuestras mayores zonas de influencia para realizar una propuesta nacional de los más completa, interesante y refrescante

 

Con independencia de que los amantes de los vinos tengamos nuestras preferencias en cuanto a tipo, blanco, tinto, rosado, espumoso o generoso, tipo de uva, Tempranillo, Garnacha, Verdejo, Albariño,…, zona geográfica o incluso tipo de elaboración (joven, con crianza, …), lo que es innegable es que cuando llega el calor, hay algunos vinos que ‘entran mejor’ que otros.

Por eso hoy quiero dejaros unas posibles opciones mejores para afrontar la desescalada y la llegada del calor a la vez. Os traigo opciones más clásicas pero también opciones que os sorprenderán y espero que os gusten.

Mis preferencias para esta época pasan por vinos blancos jóvenes, vinos rosados y vinos espumosos del año, ya sean blancos o rosados. Y todo esto con independencia de que si quiero maridar un buen chuletón no me lance a un buen tinto crianza o no me atraigan y consuma en verano vinos tintos también sin crianza elaborados con varietales muy frutales y apetecibles.

Vinos blancos

Mis preferencias van con vinos jóvenes, elaborados con uvas de carga frutal y acidez considerable que muy fríos se convierten en vinos de muy fácil beber. Busco el que me gusten pero que me refresquen, no quiero complejidad (salvo que vaya a maridar un plato concreto).

Por ejemplo, si me lanzo hacia un Verdejo, uva blanca más consumida en España, iría a por uno del año, o sea, del 2019, por ejemplo el Beronia Verdejo 2019 de Rueda de Bodegas Beronia. Lo he catado ya en varias añadas y la acidez que tiene le da una gran guarda y persistencia conservando la juventud de esta varietal.

Si me lanzase a por un Albariño por ejemplo, buscando más la salinidad y mineralidad de los vinos atlánticos, un buen ejemplo sería el vino Fulget Cuveé 2019 que elabora en Rías Baixas la Bodega Maior de Mendoza. Tanto el Fulget 2019 como este Cuveé, son realmente vinos de esta época, tremendamente varietales, frescos y de muy buen beber.

Otra recomendación en vinos blancos jóvenes con una uva realmente muy personal, con mucha acidez, sería la Albarín Blanco de la zona de la DO León. Un ejemplo sería el vino Pardevalles Albarín Blanco 2019, de Bodegas Pardevalles, muy buena muestra de los vinos excelentes que da esta uva para afrontar el calor estival.

Como vinos diferentes por su zona o uva, os recomiendo también el Pasión Moscatel 2019 de Bodega Sierra Norte (ecológico de la DO Valencia), el Enate Gewürztraminer 2019 de Bodegas Enate (DO Somontano) y o el Viñas del Vero Riesling 2019 de Viñas del Vero (DO Somontano).

 

Vinos rosados

Son sin duda los que más de moda están en el verano y los tenemos de prácticamente todo tipo de uva, Tempranillo, Garnacha, Mencía, Merlot, Bobal, Pinot Noir,…, con toda la gama de colores que os podéis imaginar y de diferentes elaboraciones.

Mis recomendaciones vuelven a ser de vinos del año, o sea, de la añada del 2019.

Me encanta sin duda el Gurdos 2019, un vino elaborado por Bodegas Gordonzello en la DO León como monovarietal Prieto Picudo. Pura fruta, frescura, gran acidez y persistencia y un recuerdo permanente en boca a fresas, frambuesas, gominolas,… ideal para el calor que nos viene sin duda alguna.

Otra recomendación en vinos rosados sería el Pasión de Bobal Rosado 2019, de Bodega Sierra Norte en Utiel-Requena. De menos intensidad de color que otros rosados, se orienta más hacia los de estilo ‘provenzal’, pero sin duda, la elaboración ecológica que realiza esta bodega lo convierte en un grandísimo vino de verano.

Como tercera recomendación más tradicional en cuanto a la uva (Garnacha mayoritariamente) pero con una elaboración diferente ya que descansa tres meses sobre sus lías dándole complejidad pero conservando una increíble frescura, os dejo el Alegra de Beronia 2019 un vino elaborado por Bodegas Beronia en la DOCa Rioja. Me ha parecido el mejor vino para acompañar una buena paella de todos los rosados que he catado: fresco y aguanta maridajes increíbles.

Como vinos diferentes por zona y uva, os recomiendo el Viñas del Vero Pinot Noir 2019 de bodegas Viñas del Vero (DO Somontano), el vino Ochoa Rosado de Lágrima 2019 de Bodegas Ochoa (DO Navarra) y Vergel Rosado 2019 de Bodegas Pinoso elaborado con Monastrell (DO Utiel-Requena).

 

Vinos espumosos

Ya sean vinos espumosos o cavas, la oferta que hay en el mercado es enorme y muy interesante e ideal, ¿a quíén no le gusta disfrutar de una comida veraniega disfrutando de un espumoso?

Os voy recomendar algunos vinos espumosos, ya sean blancos o tintos que, sin duda os van a sorprender.

Mi primera recomendación es un espumoso diferente como es L’Ancestral Blanco 2019, un cava elaborado por Bodega Heretat Mont Rubí realmente diferente, ya no solo en imagen, sino en elaboración. Es monovarietal Parellada del Penedés en el cual la fermentación comienza en depósitos de hormigón y acaba en la botella, a través del método ancestral (Pét-Nat). Sin filtrar ni clarificar.

Otro espumoso muy recomendable, en este caso rosados, es La Mítica Brut Rosé de Cavas Josep Masachs. Un vino elaborado en la DO Cava con la varietal Trepat, la cual os sorprendera. Fresco, afrutado y con personalidad que os dará increibles sensaciones en vuestras comidas o cenas veraniegas.

La tercera recomendación es otro cava rosado, el Cava Orgánico Vilarnau Barcelona Rosé Delicat Reserva, elaborado por Cavas Vilarnau al amparo de la DO Cava. Una maravilla de espumoso de un color rosa pálido, con un cuerpo y personalidad llena de fruta y frescura. Una combinación de Garnacha (85%) y Pinot Noir (15%) que os dejará realmente encantados tanto para disfrute en copa como para maridajes de platos veraniegos.

Como vinos diferentes por zona y uva, os recomiendo el L’Ancestral Rosé 2019, elaborado con la varietal Sumoll por Heretat de Mont Rubi en el Penedés, el cava Il.Lusió Rosado de la mano de Vins del Terme en DO Cava y el Cava Orgánico Vilarnau Barcelona Brut Nature Reserva de Cavas Vilarnau dentro de los blancos.

 

Espero que os gusten mis recomendaciones para “maridar” el calor estival, salud