• Pablo Deramond: “las viejas redes ocasionan muchos problemas y, además, el fibrocemento es un material cancerígeno”

Barrio de A Rodeleira

 

El Concello de Vilamartín de Valdeorras acaba de iniciar una importante obra para la sustitución de la red tuberías de saneamiento y abastecimiento de fibrocemento en A Rodeleira, con muchos años de antigüedad,  por canalizaciones con materiales actuales. La inversión asciende a algo más de 100.000 euros, financiados a cargo del Ayuntamiento y de los planes provinciales de la Diputación del año pasado.

Así lo dio a conocer el teniente de alcalde, Pablo Deramond, quien señaló que uno de los problemas más importantes de la localidad son los que no están a la vista, la red de canalizaciones de fibrocemento, un material que “es cancerígeno y, además, con solo tocarlo ya se deshace”, argumentó.

Pablo Deramond en un pleno

 

Pablo Deramond señaló que la renovación de las redes de saneamiento y abastecimiento son una prioridad para el Ayuntamiento de Vilamartín, si bien este tipo de obras no se ven, al ser bajo tierra,  e incluso no se aprecian, siendo necesarias y las más costosas desde el punto de vista económico.

En el caso de A Rodeleira, la reforma será culminada con una nueva pavimentación de dicho espacio.

Además, Deramond puso de manifiesto que se trata de servicios básicos fundamentales que es necesario acometer en más barrios de la localidad. En este sentido, citó, por ejemplo, que la idea es buscar la fórmula para acometer la misma obra, aún cuando sólo sea la renovación de las tuberías, en el barrio de As Covas. “Cuando hay roturas se mezclan las aguas residuales con las limpias y eso genera muchísmos problemas”, destacó.