viñedo

 

El enoturismo se ha convertido en una opción diferente para conocer el país y, de paso, disfrutar de los mejores vinos españoles. Varias son las rutas que se han creado a raíz de esta nueva fórmula turística. En Galicia, por ejemplo, desde el pasado mes de marzo, tres hosteleros, Córgomo, A Veiga y Trives, pusieron en marcha “Colores del Mencía” diseñada para los amantes del buen vino y con el que se puede disfrutar de un fin de semana donde se combinan diferentes actividades y visitas por varias bodegas.

Una de las localidades del norte que ha experimentado un interesante crecimiento enoturístico ha sido Valdeorras. Con su capital de la comarca al frente, O Barco (es la población con más habitantes de la zona), a su alrededor pueden encontrarse arquitecturas del románico como el Monasterio Xagoaza o la Villa de O Castro. Valdeorras cuenta con una Denominación de Origen propia, al noroeste de Orense, junto al río Sil. En la comarca se cultiva vid de variedades tan diferentes como Tempranillo, Ferrón, Albariño o Grao Negro. Virtudes emanadas de la tierra que aprovechan los residentes para organizar visitas guiadas por sus instalaciones mostrando a los visitantes cómo funciona el proceso de la elaboración de los vinos. “Tenemos que cuidar cada detalle de las visitas a nuestras bodegas, que el boca a boca animará a otras personas a visitarnos y comprar nuestros vinos”, afirma Guillermo Prada, gerente de Bodegas Val de Sil.

“Es muy importante promocionar los caldos de Valdeorras, así como la comarca en general. Nos estamos metiendo de lleno en sacar adelante las rutas valdeorresas de vino”, aporta María Barros, vicepresidenta de las rutas del vino de la comarca. Estos rincones del interior de España se dan a conocer gracias a las rutas de transporte que se presentan en buscadores como goeuro.es que ven la importancia del uso de tren en estas zonas. Además, todos se alían para cuidar al más mínimo detalle unas experiencias que gana adeptos con el paso del tiempo. Tal es así que, en Galicia, han aumentado hasta en un 91% los trenes turísticos, siendo uno de los productos más demandados durante el último verano. Hasta siete rutas ofertadas por toda la geografía de la comunidad autónoma  y donde la preferida, hasta el momento, ha sido la Ruta dos Viños Valdeorras-Ribeia Sacra, que ya en su primera excursión consiguió el lleno total.

De Ribadeo a Ferrol (con visitas al Cabo Ortegal o San Andrés de Teixido), o desde Santiago a Vigo parando en Pazos de Rubiáns, Vilagarcía de Arousa o en el Castillo de Soutomaior. La Xunta propone alternativas para todos los gustos siempre con el vino y las principales bodegas de la comarca como protagonistas. En ellas se puede disfrutar de una selección de productos típicos de la zona acompañados con una cata de vinos tradicionales que a nadie deja indiferente.