Conociendo las variedades de uva para vinos: Monastrell

  • Por el sumiller José Luis del Campo

 

Hoy, en nuestra sección de Hablando de vinos y uvas, nos ocupamos de ‘La Monastrell’, una varietal que está extendida por prácticamente por todo el mundo

La uva Monastrell es conocida también con otros sinónimos como Morastell, Morrastell o Vermeta. Dentro de las uvas tintas que tenemos en España, es la segunda con mayor producción después del Tempranillo.

Suele ser conocida por el nombre francés de Mourvèdre, derivado de Morvedre, antiguo nombre de la localidad valenciana de Sagunto. En el Nuevo Mundo también se la llama Mataro (y, a veces, Esparte), nombre procedente del pueblo de Mataró en Cataluña. En algunas regiones de Francia es todavía conocida por el nombre de Estrangle-Chien (estrangulaperros). En Alicante fue llamada Vermeta (bermeja) o Monastrell indistintamente.

Es una uva claramente mediterránea, con lo que necesita de este tipo de clima para dar su máxima expresión, con lo cual es el sur y el sureste de la península, sus principales zonas de cultivo. Es la uva predominante en las DOs de Jumilla, Yecla y Bullas, así como dentro de la Comunidad Valenciana la DO de Alicante y Cataluña donde también la llaman Morrastrell; está autorizada en Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Comunidad de Madrid, Navarra, País Vasco, La Rioja. En Francia sólo se encuentra en las zonas más meridionales (principalmente en Provenza). En los USA en zonas de California hay producción pero reducida.

Es un tipo de uva perfecto para elaborar vinos monovarietales que en años muy calurosos producirá vinos con mucha graduación y con un alto nivel de tanino.

Pero combinada con otras varietales como la Syrah o la Merlot, da lugar a vinos extremadamente finos y elegantes. También se suele combinar con Cabernet Sauvignon.

Es una vid que aguanta muy bien el calor y se adapta a condiciones extremas, con uvas de tamaño mediano pero muy compacto y fuerte, lo que permite aguantar mucho las horas de sol. Su sabor varía notablemente dependiendo de la zona, suele ser silvestre o a madera, con toques suaves de zarzamora. Por este motivo, la gran variedad de vinos y sabores que da esta uva la convierten en una uva muy apetecible para los amantes del vino.

Es una varietal empleada para la elaboración de excelentes vinos rosados, espumosos, tintos (jóvenes, crianzas o reservas), vinos añejos propios del sur y levante español, o para vinos dulces. Incluso puede además sobremadurar en cepa (su maduración es de la más tardías en la agenda vitícola española) y dar vinos tan personales como el Fondillón de Alicante.