• Medio Ambiente licita hoy el proyecto para la instalación de tres nuevas viviendas modulares en el Ayuntamiento de Sober
  • Este será el segundo municipio en el que el Instituto Galego de Vivenda e Solo ensayará esta fórmula constructiva para aumentar el parque de viviendas protegidas
  • La conselleira Ángeles Vázquez se reunió ayer con el alcalde de Sober, Luis Fernández, para anunciarle la licitación inminente de la redacción de proyecto y obra por un importe de cerca de medio millón de euros

 

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda licita hoy la redacción del proyecto y la obra para la instalación de tres nuevas viviendas modulares de promoción pública en el Ayuntamiento de Sober (Lugo), el segundo municipio gallego en beneficiarse de este programa pionero impulsado por el Instituto Galego de Vivenda e Solo.

Así se lo trasladó ayer la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, al regidor de Sober, Luis Fernández, con quien mantuvo una reunión de trabajo para abordar diversos asuntos de interés para el municipio. Concretamente, Vázquez Mejuto le explicó al alcalde que el contrato saldrá la licitación por un importe inicial de casi 500.000 euros y con un plazo estimado de ejecución de 10 meses, por lo que la previsión es que el próximo año estas viviendas estén ya disponibles.

Hace falta recordar que el ayuntamiento ourensano de Cenlle fue el primero en sumarse la este proyecto piloto, puesto en marcha este mismo año por el IGVS y con el que se pretende construir pequeños grupos de viviendas modulares de promoción pública y tipología unifamiliar en ayuntamientos eminentemente de carácter rural.

Con este programa se busca un doble objetivo ya que, por un lado, la construcción modular supone una forma ágil de incrementar el parque de viviendas protegidas existente ya que reduce de forma notable los tiempos de construcción y por la otra, también representa la apuesta de la Xunta por la innovación en materia de edificación residencial.

En este sentido, hace falta precisar que, una vez redactado el proyecto constructivo y supervisado por parte del IGVS, el proceso de construcción de estas viviendas se llevará a cabo en su totalidad en fábrica. De este modo, el impacto en el lugar elegido en Sober para su localización será mínimo, ya que la única obra requerida previa al montaje e instalación de estos inmuebles será la ejecución de los cimientos.