• María González Albert: la corta gestión de la primera mujer que llegó a la Alcaldía en A Rúa
  • Renunció al cargo de alcaldesa cumpliendo el pacto de gobierno y alternancia con el PSOE

María Albert pasará a la historia como la primera alcaldesa de A Rúa

 

María González Albert (BNG) presentó su renuncia como alcaldesa en un pleno extraordinario esta semana cumpliendo así con el pacto de gobierno alcanzado con el PSOE tras las elecciones municipales de 2015. Tal vez su corta gestión se olvide, pero su nombre pervivirá porque pasará a la historia municipal de A Rúa como la primera mujer que llegó a la Alcaldía, algo que no se puede pasar por alto y que ella misma calificó de “todo un orgullo, orgullo que va a serlo para toda la vida”.

María González Albert se despidió del cargo y el sillón, pero no del gobierno local, en el que continuará “dando guerra como concejala”. Calificó su corta etapa como alcaldesa como insuficiente para desarrollar su gestión pero, eso sí, reiteró que fueron dos años “intensos, en los que aprendí muchísimo”, un aprendizaje sobre cómo funciona un Ayuntamiento y, particularmente, el de A Rúa, que le ha hecho cambiar su visión de la actividad y gestión política “en muchos aspectos”, dijo. Y es que, reconoció, no es lo mismo estar en la oposición que gobernar.

Gracias fue la palabra más pronunciada por la alcaldesa en su renuncia, gracias a la ciudadanía, a sus compañeros de gobierno, al PSOE, a ex alcaldes que la ayudaron como José Vicente Solarat, e incluso a la oposición del PP que preside Avelino García Ferradal. E hizo balance de proyectos ejecutados: “Dos años no dan para hacer muchas cosas, pero sí sentar las bases para desarrollarlos en el futuro. Aprobamos el PXOM, en el que todos los alcaldes anteriores también se involucraron; se hizo el ascensor del centro de salud; llevamos agua a Vilela; hubo una apuesta por la cultura (magos, música etc), a falta de cine y creo que el Centro Cultural Avenida hace de A Rúa un lugar al que merece la pena venir y vivir; también hubo un esfuerzo grandísimo por pagar la deuda del Concello e intentamos abrir el Ayuntamiento a los ciudadanos para que pudieran venir a plantear sus cuestiones con normalidad. Hicimos, además, un esfuerzo en comunicación, redes sociales y la web del Concello para informar…Quiero pensar que cambió un poquito este Concello”.

María González Albert expresó que quedan cosas pendientes, que se seguirán ejecutando con el nuevo alcalde, Luis Fernández Gudiña, que tomará posesión el sábado. Señaló que lo más difícil de la gestión en A Rúa,  que habrá que abordar, es la racionalización de los recursos del Ayuntamiento, que “en mi opinión está hipertrofiado, con muchas infraestructuras que generan un elevado coste de mantenimiento”, así como el problema de agua que se avecina: “No la hay, y todo apunta a que habrá que hacer restricciones. El verano va a ser complicado”.

González Albert, partidaria de hacer didáctica la política, y consciente de la visión negativa por parte de la ciudadanía de esta actividad, ha conocido a fondo los sinsabores que provoca y ha adquirido una experiencia que le lleva a afirmar que “nunca haría la misma oposición que antes, después de haber pasado por la alcaldía. El cargo da otra perspectiva”.

Pero también puso por delante su honradez durante estos dos años, puesto que “mis padres me educaron muy bien en este aspecto” y lanzó el deseo de que “espero haber contribuido a mejorar A Rúa”. Se despidió afirmando que “marchamos pero dejamos la semilla de vencer”.

El portavoz del PP, Avelino García Ferradal, aún cuando hizo amago de realizar alguna crítica en la gestión, reconoció que no era el momento y reconoció el mérito político alcanzado por María González pues “hay que ser valientes, muy valientes para liderar un partido en un pueblo pequeño como es el nuestro. Con sus errores y aciertos fue capaz de dirigir el Concello durante dos años y, en los tiempos que corren no es fácil”. Además, hizo un regalo a la alcaldesa, en nombre de su grupo sobre la “Remunicipalización de servicios”, tema muchas veces tratado en los plenos durante la gestión de María González Albert.

Finalmente, Luis Fernández Gudiña (PSOE), el nuevo alcalde, realizó un reconocimiento personal a María González por su labor hecha en dos años ya que fue “muy gratificante trabajar con ella por su compromiso e infatigable actitud para sacar los proyectos adelante”. Argumentó que, pese a las diferencias lógicas que pudiesen existir, “siempre encontramos puntos de encuentro y tengo la convicción de que seguiremos luchando codo con codo”.

Al pleno acudieron vecinos, familiares de la alcaldesa, representantes comarcales del BNG, el ex alcalde José Vicente Solarat y el alcalde de Petín, Miguel Bautista.

María González Albert es, y será, la primera mujer que “pisó” la Alcaldía de A Rúa.

  • El pleno extraordinario en imágenes:

Intervención de la alcaldesa de A Rúa

Cambio de asiento, Luis Fernández ocupa el sillón de alcalde

Avelino García Ferradal le regala un libro en nombre del Grupo popular

Familiares de la alcaldesa y representantes del BNG entre el público

El pleno de renuncia

Luis Fernández y María González, al final del pleno

Miguiel Bautista y Vicente Solarat, acudieron al pleno

Momento del beso del bipartito BNG-PSOE

Público en el pleno de renuncia de María González