• Impulsa la rehabilitación de viviendas vacías para fijar población en municipios como A Veiga y Oímbra

Ana Villarino, Baltar y Juan Anta

 

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, junto con los alcaldes de A Veiga y Oímbra, Juan Anta y Ana Vilariño, presentó en los últimos días el proyecto piloto “Revivenda”, una iniciativa pionera en Galicia que impulsa la Diputación de Ourense para la rehabilitación de viviendas vacías para alquiler con el objetivo de asentar población en el rural ourensano. El proyecto se desarrollará en los ayuntamientos de A Veiga y Oímbra, que realizarán las gestiones técnicas y administrativas para remodelar viejas viviendas para alquiler y atender a los solicitantes.

Manuel Baltar destacó en el acto de presentación la importancia de este programa “por lo que supone de impulso para dinamizar el rural, fijar población y atraer a familias, poniendo en valor los territorios rurales de la provincia de Ourense”. Baltar remarcó que A Veiga y Oímbra “son los dos ayuntamientos que están mostrando en esta etapa de mandato un mayor dinamismo”, y prueba de eso es este proyecto, “una idea que surgió de estos dos ayuntamientos, de su capacidad para generar iniciativas y creer en el rural”.

Manuel Baltar mostró la cooperación y el compromiso del gobierno provincial con este programa, para el que la Diputación acerca un total de 200.000 euros (100.000 euros para cada ayuntamiento) y los ayuntamientos, 10.000 euros cada uno, y avanzó que en los próximos días se firmará el correspondiente convenio “de esta iniciativa que, esperamos, sea todo un éxito para nuestro rural”, apuntó.

Los dos ayuntamientos redactarán las respectivas ordenanzas municipal para la creación y regulación de este programa de viviendas vacías en condiciones de habitabilidad y siempre con un precio módico, que incentiven el arrendamiento de inmuebles que anteriormente se encontraban, en la mayoria de las ocasiones, en unas condiciones no idóneas para su uso.

Los ayuntamientos de A Veiga y Oímbra subvencionarán el 40% de la reforma (IVA no incluido) con un máximo de 12.000 euros de subvención. El porcentaje de la subvención, en caso de que la reforma sea ejecutada por empresas con domicilio social en Oímbra conseguirá el 60% de la inversión (IVA no incluido), con el límite máximo de subvención de 12.000 euros de subvención por inmueble.

Preciosa estampa del Embalse de Prada (A Veiga) con nieve

 

Los alcaldes de estos municipios, Juan Anta y Ana Villarino, coinciden en destacar el apoyo mostrado “desde el minuto uno por el presidente Baltar” de una iniciativa que tiene como objetivo “darle vida a lo que ya la tuvo, remodelar viviendas antiguas, romper con el feísmo y ofrecer posibilidades laborales en los ámbitos de la agricultura, ganadería, industria y turismo”, afirmó Ana Villarino. “En nuestros ayuntamientos tenemos servicios y hay posibilidades para las familias que se quieran asentar en ellos, y lo que pretendemos es trabajar por un rural más dinámico y activo, con Oímbra y A Veiga como referentes de este impulso del rural”.

Ambos ayuntamientos se encargarán de redactar las ordenanzas y de las gestiones técnicas y administrativas, “que consisten en el registro de las viviendas que se incluirán en el programa para ser rehabilitadas, y en el registro de los posibles beneficiarios”, explicó Juan Anta.

El alcalde de A Veiga dijo que los solicitantes de vivienda en alquiler, que podrán acogerse a exenciones de determinados impuestos y la ayudas para la cofinanciación del alquiler, “deberán cumplir los requisitos de ser mayores de edad; tener nacionalidad española o permiso de residencia; ningún solicitante podrá ser propietario de ninguna vivienda en los términos municipales de Oímbra o A Veiga, y la unidad familiar no podrá superar unos ingresos mensuales brutos de 3.400,00 euros/mes)”.

La puesta en marcha de este programa promoverá la recuperación de inmuebles en malas condiciones, dado los incentivos municipales que se establecen, tanto con las subvenciones como con la supresión de impuestos municipales sobre la propiedad (IBI) o sobre la licencia de obra preceptiva, imponiéndose exclusivamente como requisitos que durante los cuatro primeros años tras la  reforma del inmueble se establezca un alquiler con un precio módico.

Las viviendas que se incluyan en el programa deberán estar dadas de alta en Catastro; tener título de propiedad o declaración del solicitante de ser propietario del inmueble; tener uso residencial; estar libre de arrendamientos o cargas, y que el propietario se encuentre al corriente de los deberes tributarios y de la Seguridad Social y no tenga ninguna deuda pendiente con el ayuntamiento.