• El actor de O Barco conquista al público nacional e internacional con una obra incardinada en el género clown que refleja la condición humana

 

Gabriel Prada, actor de teatro de O Barco de Valdeorras,  viaja hoy, martes, a México para participar en el   XXV Festival Internacional de Teatro Susana Alexander que se celebra en la ciudad de Puebla (Heroica Puebla de Zarogoza),  uno de los mejores eventos de las artes escénicas de México.

Parte “muy ilusionado” _ según sus propias palabras_ con su “Quimera”, una obra muda, incardinada en el género del clown, donde el silencio es el vehículo de expresión; un espectáculo  en el que intenta reflejar la condición humana a través de un personaje y una trama que le ha valido el reconocimiento del público a nivel nacional e internacional puesto que ya participó en un festival en Oujtda (Marruecos) y en el Festival de Teatro de Fez (Marruecos), donde recibió un premio  a la calidad de su obra.

“Hay valores que permanecen inalterables en la historia de la humanidad: el amor a las cosas bien hechas, el amor al trabajo, el amor en todas sus dimensiones, el amor a la pareja, a los hijos…la vida misma”, dice Garbriel Prada. Y todo ello discurre en su obra contado de una forma onírica, surrealista. “El personaje, a medida que surge el conflicto, va buscando soluciones para ser feliz, que es lo que intenta”, añade.

Gabriel Prada traslada a México su trabajo, pero también la cultura de Valdeorras y el nombre de Gargallada,  Agrupación Teatral que presidió durante siete años hasta hace aproximadamente tres meses, así como la música de la zona, concretamente la de Os Trintas de Trives  (incorporada a su espectáculo) que “para mí es hermosa, hermosísima”, apostilla.

Gabriel Prada ha emocionado al público en Galicia y fuera de estas fronteras con su “Quimera”,  una obra que  nació gracias al apoyo de  su amigo y maestro Paco González, profesional del clown valdeorrés, creador de la compañía alemana Familie Floez que durante muchos años viajó po r todo el mundo como profesional del clown. “Es un pedagogo genial al que tengo que agradecerle todo en este mundo del teatro”, dice.

En México realizará tres funciones, una aventura y reto en la que su máximo deseo es conectar con un público diferente, “teniendo en cuenta que en el país hay otra cultura, otra forma de ver la vida, sin duda una experiencia muy enriquecedora que me apetece. Los mexicanos son encantadores”.

Y a buen seguro que volverá a triunfar con este espectáculo creado por él, una obra que nunca deja indiferente al público, cargada de una profundidad extraordinaria.

Gabriel Prada “exporta” Valdeorras y su cultura a través del lenguaje universal del teatro.

Función de Quimera