• El presidente de la Xunta visitó O Bolo y anunció más mejoras para la conservación del conjunto arquitectónico

Feijóo con políticos y sacerdotes frente al santuario

 

El santuario de la Virgen de As Ermitas (O Bolo) recibió la visita del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para conocer la restauración del muro del Olivar. Al acto acudieron también el Obispo de la Diócesis de Astorga, Juan Antonio Menéndez Fernández; la directora xeral de Turismo, Nava Castro; la delegada de la Xunta en Ourense, Marisol Díaz; el presidente de la Diputación, José Manuel Baltar; el alcalde de O Bolo, Manuel Corzo, y el senador del PP Avelino García Ferradal, entre otros políticos, además de sacerdotes de la Diócesis.

Núñez Feijóo llegó a la pequeña localidad estrechando manos, conversando con los vecinos, e incluso saludó en francés, concretamente con varias personas de Francia muy atentas a la visita. Después, recorrió cada rincón del santuario escuchando la historia del mismo, pronunciada por un concejal de O Bolo, que hasta  detalló cómo llegó hasta el templo el ex voto del galeón que cuelga del techo.

Recorrido por el santuario

 

Después de esta minuciosa visita, el presidente de la Xunta compareció ante los medios y el público.  Inició su intervención  reconociendo la labor de arquitectos y canteros que hicieron posible el santuario, “uno de los grandes patrimonios que tiene Galicia. Pocos lugares como éste tienen una belleza tan extraordinaria. Es maravilloso contemplar esta impresionante garganta escarpada por el río Bibei y enclavada entre la Serra de Queixa, la Serra do Eixo y la Serra de San Mamede”.

Recordó que, después de ser declarado Bien de Interés Cultural, en 2012 se comenzó a desarrollar el Plan Director del Santuario da Nosa Señora de As Ermitas alentado por la Xunta, un proyecto en el que se invirtió casi 1,5 millones de euros, y “lo merece”, añadió,  para devolverle al santuario su belleza original con la reconstrucción del muro, la mejora del pavimento y las instalaciones básicas; embelleciéndose las fachadas del trazado del Vía Crucis -uno de los mejores conservados de Europa- y recuperando las imágenes religiosas, además de una edificación para uso vecinal y como punto de información turística.

En este sentido, anunció que esta puesta en valor se completará con otras actuaciones: la mejora de las condiciones de conservación de su patrimonio documental, la reparación de la cubierta de la iglesia, la revisión de los sistemas eléctricos y contraincendios y medidas para garantizar la estabilidad de la estructura. “Se tardó más de un siglo en hacer el Santuario y nosotros vamos a tardar muchísimo menos en rehabilitarlo para mantenerlo en pie muchos siglos más”, dijo Feijóo.

“Que en un municipio coincida la existencia de un castillo y un santuario como es el de O Bolo, acredita aún más la importancia de la historia de este Concello”, añadió.

Con todas estas actuaciones,  “aseguramos que el santuario gane fuerza como el principal imán turístico de la comarca”, aseveró, subrayando que, además de estas obras de recuperación y mejora, el Ayuntamiento de O Bolo está en la agenda de la Xunta con la pavimentación de la calle central del ayuntamiento y la mejora de la plaza pública; y “tenemos que buscar junto con la Diputación como rehabilitar tres molinos”, expresó.

Alberto Núñez Feijóo precisó que recuperar y difundir la riqueza de lugares como As Ermitas “es una de las llaves para el turismo. Galicia es un destino turístico tranquilo y que apasiona, que tiene como principales activos el patrimonio natural, histórico y cultural”, una idea plasmada en la Estrategia de Turismo de Galicia 2020, que tiene como objetivo conseguir en esta fecha los seis millones de visitantes.

 

  • Fragmento de la intervención del Presidente en vídeo

 

Sobre este punto, el responsable del Ejecutivo autonómico subrayó que, según los datos del primero semestre de este año, Galicia vuelve a batir récords, con un crecimiento del 5% en el número de viajeros y de un 8% en el número de pernoctaciones. Asimismo, resaltó que el turismo internacional vuelve a aumentar su peso de tal manera que, entre enero y junio de este año, uno de cada tres turistas que visitaron Galicia vino de fuera de España.

Por su parte, el alcalde de O Bolo, Manuel Corzo,  agradeció la visita del presidente, dijo que el Vía Crucis de As Ermitas y sus 15 estaciones es uno de los mejores de Europa, sólo “igualable por el Bon Xesús de Braga  Portugal y San Carlos Borromeo de Italia”; e  hizo alusión a la faceta docente  del santuario desde el siglo XIX, “fuente de sabiduría para esta zona de Ourense, Zamora, León, Bierzo …”

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, argumentó que “lugares como estos tienen que combinar cuatro puntos:  la cuestión religiosa;  cultural y artística; ecológica (conservar los viñedos en bancales y la naturaleza) y turística, como motor económico de la zona. Y todo ello al servicio de la sociedad”.

 

  • La visita en imágenes:

Asomado al mirador del santuario

El obispo, Baltar, Marisol Díaz y Feijóo

Habla el Obispo de Astorga

Intervención de Feijóo

Manuel Corzo saluda a Feijóo después de la intervención pública

Preparados para las intervenciones

En el interior del santuario

Entre vecinos

Feijóo, Baltar y Nava Castro

Saludando a un vecino de As Ermitas

Después de la visita