• Parlamentarios ourensanos del PP llevan al Parlamento gallego una proposición no de ley para su debate

Presentación de la proposición no de ley

 

Los  daños provocados por las heladas en las Denominaciones de Origen vitivinícolas de la provincia de Ourense, las pérdidas y los gastos adicionales que van a provocar los agricultores y la adopción de medidas de apoyo a los afectados, con la propuesta de nueve puntos de acción, son los ejes de la proposición no de ley que el Grupo Popular en el Parlamento de Galicia, por medio de sus representantes ourensanos, acaban de registrar para su debate.

Los parlamentarios, el valdeorrés Moisés Blanco, como presidente de la comisión de Agricultura; José González, en calidad de portavoz de medio rural del Grupo Popular; César Fernández, en representación del Ribeiro; y Carlos Gómez, por la zona de Monterrei, dieron a conocer los detalles de esta proposición no de ley en el transcurso de una comparecencia en la sede provincial del PP.

Moisés Blanco indicó que después de las reuniones mantenidas con los afectados en las cuatro Denominaciones de Origen y junto con los datos de la evaluación realizada por la Consellería de Medio Rural, los daños por las heladas alcanzan el  90 % de los viñedos en Monterrei; entre el 60 y el 70 % en Valdeorras; el 30 % en el Ribeiro; y un 20 % en la Ribeira Sacra. Datos generales aún, advirtió Blanco, ya que hay zonas en cada comarca en la que los daños son totales.

Intervención de Moisés Blanco durante la presentación

 

Para el parlamentario ourensano, estos daños van a provocar importantes gastos adicionales los viticultores, “además del perjuicio emocional y sentimental que esta situación les provoca por la pérdida de una producción a la que le dedican un enorme esfuerzo”.

José González, portavoz de medio rural del grupo popular en el Parlamento gallego, apuntó que en estos días lo importante es realizar una evaluación de daños y que los viticultores inicien los trabajos de poda y recuperación del cultivo.

E xplicó que las medidas propuestas se basan en dos ejes de actuación: de tipo inmediato para hacer frente a los daños actuales y de cara al futuro.

Por lo que respeta a la inmediatez, la proposición no de ley pide habilitar todos los mecanismos a su alcance para que técnicos especializados asesoren a los viticultores en la poda y recuperación de los viñedos a través de la Estación de Viticultura y Enología de Galicia.

También se solicita realizar todas las actuaciones precisas para que estas heladas sean consideradas cómo “fenómeno climático adverso” en la terminología de las directrices europeas aplicables, y como paso previo a la posible concesión de ayudas a los productores afectados y destinadas a la reparación de los daños causados. Esta iniciativa coincide con la manifestada por la Consellería de Medio Rural cuando el pasado lunes anunció la preparación de una orden de ayudas para replantación, de tal forma que los afectados que pierdan viñedos puedan tener producción en próximos años.

Desde el Parlamento también se pretende que el Ministerio de Hacienda aminore el rendimento resultante del método de estimación objetiva aplicable en el IRPF de los viticultores afectados en los años 2017 y 2018. Y, además, que la Seguridad Social establezca bonificaciones o moratorias sin intereses en los pagos a este organismo que deban de hacer los viticultores afectados en 2017 y 2018.

Viñedos quemados por la helada

 

En este apartado,  se trabajará por establecer convenios con entidades financieras públicas o privadas para financiar la pérdida de ingresos de los viticultores afectados, habilitando préstamos a coste cero y con plazos adecuados de devolución. Estas cuestiones ya fueron tratadas en la reciente entrevista mantenida entre los departamentos de Medio Rural de la Xunta y el Ministerio de Agricultura.

En  cuanto  a las actuaciones futuras, la proposición no de ley plantea impulsar la contratación de seguros contra heladas y otros riesgos excepcionales que afectan a las explotaciones agrícolas.  Hasta lo de ahora, explicó José González, la contratación de seguros sólo alcanza el 20 % en el viñedo y mayor a parte en la Denominación Rías Baixas, “por lo que tenemos que conocer por qué hay una tasa tan baja en nuestra provincia, recordando además la existencia de una línea de ayudas de la Xunta de 4,6 millones de euros para incentivar la contratación de seguros agrarios.

Otra de las iniciativas de futuro pide que en los planes de mejora que elabora la Xunta de Galicia, “este año de 25 millones de euros,  se priorice la instalación de sistemas antiheladas”. Además, que en las ayudas y concesión de derechos de plantación se conceda prioridad a las plantaciones que se realicen en zonas que por su altitud, orientación y ventilación estén menos expuestas a las heladas.