Nueva línea de ayudas para la rehabilitación energética de viviendas

  • La Xunta la convoca y podrá cubrir hasta el 100% del coste de las actuaciones subvencionables
  • El DOG publica hoy la convocatoria del programa PREE 5000, con una dotación de 1,83 millones para la anualidad de 2022 y que podrá solicitarse a partir de 3 de enero
  • El objetivo de esta línea de subvenciones, una de las cinco previstas el próximo año para apoyar la restauración y la eficiencia energética en entornos residenciales, es contribuir a conseguir los objetivos en materia ambiental y de energía fijados en la normativa de la UE

 

La Xunta de Galicia convoca hoy el nuevo programa de ayudas para actuaciones de rehabilitación energética en edificios existentes en municipios de reto demográfico, el llamado PREE 5000.

Con un presupuesto global para el próximo año de 1,83 millones de euros, el importe concedido podrá llegar a cubrir hasta el 100% del coste de las obras subvencionables, siempre que estas cumplan con todos los criterios establecidos para obtener una ayuda adicional.

Tal y como consta en la resolución publicada hoy en el DOG con la convocatoria del programa para 2022, los interesados en acogerse a estas subvenciones podrán solicitarlas a partir del próximo 3 de enero, con el fin de que dispongan de margen suficiente para poder preparar una memoria valorada de las actuaciones a ejecutar. El plazo de solicitud permanecerá abierto hasta el 30 de septiembre del año que viene.

El PREE 5000 se trata de un de los programas de rehabilitación energética financiados con fondos europeos que convocará la Xunta por primera vez en 2022. Su finalidad es contribuir a conseguir los objetivos medioambientales y energéticos establecidos en la normativa europea mediante la ejecución de actuaciones en edificios existentes que favorezcan la reducción de su consumo final y de las emisiones de CO2 mediante el ahorro de energía, la mejora de la eficiencia y el aprovechamiento de las fuentes renovables.

Las actuaciones subvencionables se realizarán en edificaciones localizadas en municipios de menos de 5.000 habitantes o en ayuntamientos no urbanos de menos de 20.000 siempre que ninguno de sus núcleos de población supere los 5.000 vecinos. Los inmuebles deberán haberse construido antes de 2007 y podrán ser viviendas unifamiliares, edificios de tipología residencial colectiva o viviendas de un edificio consideradas individualmente.

En cuanto a los beneficiarios, las ayudas están abiertas a las personas físicas o jurídicas de naturaleza privada así como a las comunidades o agrupaciones de comunidades de propietarios que sean titulares de inmuebles en los que se vayan a acometer las actuaciones subvencionables.

Asimismo, los trabajos a ejecutar deberán encuadrarse en una o en varias de las siguientes tipologías: mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica; mejora de la eficiencia energética y uso de energías renovables en las instalaciones térmicas de calefacción, climatización, refrigeración, ventilación y agua caliente sanitaria; y mejora de la eficiencia energética de las instalaciones de iluminación.

En este sentido, las actuaciones que subvencione el Instituto Galego da Vivenda e Solo al amparo del PREE 5000 deberán conseguir una reducción del consumo de energía primaria no renovable del 30% respecto a la situación actual del edificio y, además, mejorar la cualificación energética total del inmueble en, por lo menos, una letra. Este último criterio no será de aplicación cuando el edificio acredite tener ya una cualificación A.

Las ayudas no tendrán una cuantía fija, partiendo de un mínimo equivalente al 20% de los costes elegibles y pudiendo llegar hasta el 100%. Así, el importe concreto variará teniendo en cuenta el tipo de actuación, el inmueble objeto de la rehabilitación o los objetivos de eficiencia energética conseguidos tras la reforma.

En todo caso, la subvención concedida será el resultado de sumar la ayuda base —que oscilará entre un 20% y un 50% de los costes elegibles— y la ayuda adicional que corresponda en cada caso en función del cumplimiento de una serie de criterios sociales —por ejemplo, que el edificio esté bajo algún régimen de protección pública—, de eficiencia energética —cuando el inmueble obtenga una cualificación A, B o incremente en dos letras su situación de partida— y si es o no una actuación que incluya obras correspondientes a dos o más tipologías.

Impulso definitivo a la rehabilitación en 2022

Para continuar con la apuesta de la Xunta por la rehabilitación del patrimonio construido, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda reservará el próximo año 75,2 millones de euros para invertir en actuaciones de este tipo, a ejecutar tanto de forma directa como indirecta. Se trata del mayor presupuesto destinado en Galicia a la rehabilitación en la última década, un esfuerzo que tiene como fin darle un impulso definitivo.

De esa partida global, se movilizarán casi 17 millones a través de los cinco nuevos programas de ayudas destinados a financiar actuaciones de restauración y eficiencia energética en entornos residenciales, en la línea marcada por la UE, así como de un fondo —dotado con un millón de euros y sin convocatoria pública— para brindar apoyo económico a las oficinas de rehabilitación y al personal encargado de gestionar las diferentes líneas.