• Trabaja desde 27 años en el Complejo Asistencial Universitario de León, 11 de ellos en la Unidad de Cirugía Cardíaca del Centro
  • “Lo que más me gusta es el trato con el paciente”

 

Marisol García Gabela, de León, es auxiliar de Enfermería en la Unidad de Cirugía Cardíaca del Complejo Asistencial Universitario de León. Con 49 años, es la más veterana de su categoría en este servicio desde que se creó, hace 11 años, si bien trabaja en el centro hospitalario desde hace 27 (con anterioridad ejercía en Neurocirugía). Su tarea es una parte indispensable de todo el “engranaje” que mueve la citada Unidad,  sobre todo por su “compromiso”, espíritu e implicación con el paciente.

Cercana, afable, amable, dinámica, dicharachera y muy positiva, son sólo algunos de los adjetivos que definen a  Marisol García Gabela, que entra cada día en su trabajo cantando, animando a las personas enfermas y derrochando una alegría que ha sido valorada como vital por algunos pacientes que han pasado por el centro. Los que la conocen ensalzan su calidad humana. Y es que, ante todo, para esta profesional lo principal es el bienestar del enfermo.

Con dos de sus compañeras

 

En el ámbito de la sanidad, considera que la calidad humana debe ir, cuanto menos, pareja a la profesionalidad y que el “hilo” conductor debe ser una profunda vocación. Lo más importante para ella es la relación con el paciente.

 

Es una de las profesionales con gran empatía, que ayuda al enfermo,  pero también en una unidad  en la que hay que enfrentarse al dolor y angustia del enfermo, ¿qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Lo que más me gusta es el trato con el paciente. Lo vivo. Lo mío es pura vocación. Es duro estar enfermo, perder la salud. La enfermedad no distingue. Ves lo mejor de la persona, pero también sus peores momentos, la ausencia de salud, el dolor… La unidad es dura porque se ve y se comparte e sufrimiento, el sentimiento.  Pero a mí me gusta animar a los pacientes, el apoyo de los profesionales a los pacientes es vital. Me gusta hacerlos felices, me encanta ayudarlos, animarlos y si es posible hacerlos reír. Esto me hace crecer como persona y como profesional.

 

Su profesionalidad y calidad humana es reconocida por muchos de los pacientes que han pasado por la Unidad de Cirugía Cardíaca del Hospital de León…

Considero a los pacientes como un familiar, es lo que siento, me sale de dentro. La empatía es fundamental. Me siento muy bien colaborando, soy feliz, me encanta mi trabajo.

 

¿Qué recomendaría a un alumno que vaya a ejercer la profesión?

Que tenga vocación, es lo principal.

 

 

Es de las profesionales que lo dan todo por el paciente, que se involucra con ellos. Sin embargo, en la sociedad actual una parte de los profesionales de la sanidad la ejercen de forma mecánica, sin “mirar” casi al paciente…

En general, puede ocurrir que haya profesionales que no aportan nada personal.  Yo ejerzo mi profesión de corazón. Creo que la calidad humana repercute muy positivamente en la recuperación o mejora del paciente, es fundamental. A mí me gusta tratar a la gente, conocerla. No obstante, tengo que decir que en la Unidad de Cirugía Cardíaca del Hospital de León, la dedicación del equipo con los pacientes es absoluta. Se trata de una planta pequeña, con número reducido de pacientes, y todo el equipo se entrega . Lo damos todo.  Todo ello hace que el servicio funcione muy bien.

 

Después de tantos años ejerciendo su profesión, entra cada día en el centro hospitalario con la misma ilusión que el primer día, ¿qué le gustaría conseguir?

Soy feliz en mi trabajo. Me gusta el día a día, que los pacientes salgan adelante. Lo único que sí me gustaría es la posibilidad, o que hubiese más facilidades, para elegir turno de mañana pues llevo muchos años con turnos de mañana, tarde y noche…y llega un momento en que necesitas organizar el tiempo y la vida familiar de otro modo. Llevo 27 años a turnos. Por lo demás, estoy encantadísima.

 

La Unidad de Cirugía Cardíaca del Complejo Asistencial Universitario de León ha salvado muchas vidas y goza de reconocimiento público, ¿cómo la valora?

Sí. Todo el equipo es excepcional.  La base de esta unidad está en el jefe de servicio, un cirujano de gran humanidad, Mario Castaño, que se preocupa de que todo funcione a la perfección. La unidad nació gracias a él.