• Dispone de un parque temático de trenes tripulados a escala, donde los más pequeños pueden convertirse en maquinistas o jefes de estación

El conselleiro de Educación visitó el museo del ferrocarril

 

El Museo del Ferrocarril de Galicia ( MUFERGA), ubicado en Monforte de Lemos (Lugo), tiene potencial educativo. Así lo señaló el conselleiro de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Román Rodríguez,  en el marco de una visita realizada a este centro acompañado por el delegado de la Xunta y presidente del patronato de este centro museístico, José Manuel Balseiro.

En este sentido, el titular del departamento educativo de la Xunta de Galicia anunció que está previsto elaborar una unidad didáctica sobre este centro que sirva para preparar las visitas de escolares que posteriormente se organizarán la este museo.

Recorrido por las instalaciones

 

“El ferrocarril –dijo- es una buena excusa para poder dar a conocer a los escolares a dinámica evolutiva de la Galicia de los últimos siglos, los cambios históricos, demográficos o sociales; la transformación que tuvo Galicia desde su puesta en marcha como un elemento de modernización social económica y territorial”.

El conselleiro explicó que el Museo del Ferrocarril (MUFERGA) cuenta con piezas únicas que son auténticas joyas del patrimonio ferroviario estatal como la locomotora Mikado, el furgón taller J350 o el coche Presidencial ZZ1; que hacen de él un recurso muy valioso que, junto a otros del propio Monforte y de la comarca, conforma un paquete turístico, cultural y educativo de primer nivel.

El MUFERGA se encuentra en las antiguas instalaciones ferroviarias de Monforte de Lemos, en el que fue el antiguo taller de tracción y el depósito de locomotoras. Cuenta con una singular rotonda ferroviaria con 39 vías radiales y puente transbordador giratorio. Se trata de una edificación declarada por la UE como elemento destacado del Patrimonio Industrial Europeo. También dispone de un parque temático de trenes tripulados a escala, donde los más pequeños pueden convertirse en maquinistas o jefes de estación.