• Alba Novoa nos acerca su visión hilarante sobre la publicidad 

‘Destapando sonrisas’. Abres un yogur natural y te encuentras ese eslogan. ¿De verdad? ¿Alguien ha visto alguna vez a una persona destapar un yogur natural y, mientras un halo de luz le ilumina el rostro, sonreir como si le hubiera tocado la lotería? Yo tampoco. Se sonríe cuando destapas un mousse de chocolate con nata, unas natillas con galleta o un arroz con leche, pero no un yogur de los de José Coronado – bueno, aunque depende también de lo estreñido que estés.

‘La bebida de los que nos morimos por vivir’. Eh, que te pintan el anuncio muy poético, muy bonito, muy bohemio de la vida. Precioso. Un tío sale corriendo en camisón de hospital (en bolas) después de un trasplante – así, sin los papeles del alta ni nada, sin miedo al resfriado, sin nadie corriendo detrás de él (¿vais a dejar que se lleve una batilla del hospital y gratis? CORRED, CORRED TRAS ÉL INSENSATOS…que estamos en crisis y hay que reciclar. Sí, las batillas también). Total libertad después de una operación. Es lo que representa esa bebida para deportistas que todos utilizamos sola y exclusivamente para cuando tenemos gastroenteritis. Es el remedio B, el homeopático que funciona. Mi madre incluso cuece el arroz en isotónica de naranja cuando alguien en la familia está malo. Este año lo peta en Masterchef.

Fotograma de la campaña “Nos morimos por vivir” de Aquarius

 

‘Gracias a ti se ha fijado en mí. Gracias, inmadurez’. Whaaaaaaaaaaaaaat? (reacción para bilingües y gente con el B1/nivel alto en inglés en el currículum – guiño, guiño, codazo, codazo). Conste en acta que este artículo ha llegado más tarde de lo previsto a redacción porque he visto este anuncio y he tenido que parar las rotativas. Pero, ¿qué me estás contando, página de contactos? Un poquito de ‘porfavó’, que lo probable es que la muchacha en cuestión, después de navegar entre mensajes de esos que quitan la respiración (en plan ‘o la contengo o vomito’, no en plan ‘es lo más bonito que me han dicho en la vida’), se haya tirado una tarde pensando en qué se va a poner para ir a conocer al chaval. Su rato arreglándose no se lo quita nadie tampoco. Todo para que llegue a su cita sorpresa y se encuentre que la cena la tiene que hacer ella. Eso rompe la primera regla de las citas a ciegas: ‘queda en un sitio con gente y del que te sea fácil salir por si no te gusta el rapaz’. Si ya es difícil salir de la sección de cocina del Ikea, huye tú de un aula de cocina.

Lo que más coraje me da es que la chica haya ido con toda la ilusión y se haya encontrado a un personaje que juega con las salchichas y los aros de cebolla, se ríe con la crema de cacao e intenta convencerla de que es maestro cocinero de sushi (o como se llame eso) mientras intenta cortar una lechuga iceberg malamente.

‘Blasa, tía, anímate un poco’.-dijo Ramón. ‘Disculpen, ¿quieren algo de beber mientras cocinan? – preguntó la camarera. ‘Sí, un Aquarius, por favor’. –respondió Ramón. ‘¿Un Aquarius? – le preguntó Blasa – ¿Es que estás mal de la barriga?. ‘No, Blasa. Es que mi mami me los daba’. – respondió Ramón mientras observaba a Blasa. ‘¿Eres así siempre o es que le hace falta un empujoncito al tema de la madurez por aquí? – sugirió Blasa. ‘¡Camarera! Que sea un Activia también, para mi compañera, por favor’. – gritó Ramón. A Blasa. – ‘Verás como te cuesta menos sonreír’. ‘¿A mí? – preguntó Blasa – No, no. Te lo cedo, Ramón. A ti si que te va a hacer falta’. ‘No, yo ya soy feliz, querida’ – dijo Ramón, en tono jocoso. ‘A ver si sigues así cuando me veas salir por la puerta, bloquearte y, aún encima, te quede la factura del taller este de cocina. Ah, y el Aquarius es para hervir el arroz, no para beberlo solo. Espabilao, que eres un espabilao’. – zanjó Blasa.

¿Quién dijo que la publicidad no dejaba pensar? Al final, todo en esta vida es cosa de voluntad.

 

P.D: Queridos anunciantes, este medio no se hace responsable de lo dicho por Alba (o sí) así que sigan confiando en nuestro Portal de Comunicación para anunciarse (porfi porfi), que parar rotativas y volverlas a encender es ‘una pasta’.

 

Por Alba Novoa (menos la postdata ;)

http://albanovoaf.wix.com/albanovoaf

Alba Novoa