• Javier López García, vecino de O Barco,  lleva 40 años con esta afición en la que cada una de las piezas tiene su propia historia
Javier López García

Javier López García

 

Javier López García, vecino de O Barco, lleva 40 años coleccionando botellas de cerveza, una pasión nacida hace mucho tiempo a raíz de su relación en el pasado con el mundo de la hostelería y porque “trabajé en Cufa, empresa que contaba con clientes alemanes y cuando venían me regalaban botellas de cerveza”.

Atesora 3.200 botellas, cada una de ellas con mucho que contar y de marcas de 52 países; unas vacías y otras llenas, unas actuales y otras tan antiguas que ya no se fabrican.

Esta colección convirtió una bodega de Petín en su pequeño museo, un local que sólo abre al público cuando hay alguna cita festiva o bien cuando hay una petición de personas que desean verla. Este lugar que rinde culto a la cerveza que también tiene su propio nombre: la “Corte do macho”.

Cartel que indica su bodega-museo en Petín

Cartel que indica su bodega-museo en Petín

 

Javier López García, de la conocida familia “Parra” de O Barco, habla con entusiasmo de sus botellas y su amor por esta  afición, que  no descansa ni languidece. En este momento, sigue coleccionando  piezas día tras día. “Lo más interesante _dice_es que hay que ser muy constante”,  siendo ésta la clave para tener una buena colección.

Además de valor sentimental de cada una de sus 3.200 botellas, también tienen su valor económico. De hecho, “hace poco tiempo compré una botella que no tenía y me costó 3 euros”, dice.

Botellas raras, cuenta,  “hay muchas, pero sobre todo tres a las que le tengo un cariño muy especial, Bucanero y Cristal, porque las traje de La Habana (Cuba)”. Antiguas, “tengo un montón de ellas, si bien hay una  con especial significado,  Gulden, que fue absorbida por San Miguel”. Y  su más reciente  adquisión, “Celtiña”. Además, uno de los emblemas de la colección es un barril del antiguo Bar Cuatro Caminos de O Barco (hoy ya desaparecido) que ya no se fabrica.

El barril de cerveza más antiguo

El barril de cerveza más antiguo

 

No sólo cuenta con botellas antiguas, sino también también las tiene actuales “de cerveceros artesanos”.  Por ejemplo, cita, una  botella que “hecha con agua del fin del mundo, de Finisterre”, nombre de la marca y etiqueta.

Todas son diferentes, y cada una llevan un trocito de historia y corazón de Javier López. “Lo que me gusta es el conjunto de la botella, la etiqueta, el color, la forma… Me gustan todas”, concluye.

Esta curiosa afición, seguirá ocupando su tiempo y despertando la sorpresa de los que descubren por primera vez su curiosa colección.

Más en imágenes:

Una gran colección de botellas de cerveza

Una gran colección de botellas de cerveza

 

Una parte de la colección de botellas

Una parte de la colección de botellas

 

Parte de la gran colección

Parte de la gran colección

 

Marcas distintas de cervezas

Marcas distintas de cervezas

 

Las botellas de cerveza

Las botellas de cerveza

 

Javier López

Javier López

 

Mujeres visitando la exposición de la colección en Petín

Mujeres visitando la exposición de la colección en Petín

 

Botellas de cerveza antiguas

Botellas de cerveza antiguas

 

Colección de las botellas

Colección de las botellas

 

Javier López, vestido de época durante la Feria de 1812 de Petín

Javier López, vestido de época durante la Feria de 1812 de Petín