• Adif mantendrá la venta de billetes en la localidad, O Barco, Carballiño y Ribadavia pero el Concello rués se mantendrá vigilante para que se conserve la medida

El tren

 

Adif anunció ya hace algunas semanas que mantendrá el despacho de billetes en las estaciones de tren de A Rúa, O Barco, Carballiño y Ribadavia. En A Rúa hubo  una recogida de firmas, promovida por  el Ayuntamiento,  siendo la que más recabó de todas las afectadas, aproximadamente 1.500. No obstante, el pleno de este mes sirvió para dejar constancia de que el Concello no bajará la guardia y aprobó una moción del PSOE para estar en alerta.

“Sí que se dieron avances”, dijo el portavoz socialista y teniente de alcalde, Luis Fernández Gudiña, pero  “hay que mantener el seguimiento y alerta para que no se vuelva a producir el anuncio del desmantelamiento de servicios”.

Fernández Gudiña exponiendo la moción

 

La moción instaba al Gobierno central a mantener los servicios de venta de billetes de tren en A Rúa, O Barco, Carballiño y Ribadavia.

Por su parte, el portavoz del PP, Avelino García Ferradal (también senador en Madrid), consideró que la moción no tiene mucho sentido, teniendo en cuenta que se va a mantener el despacho de billetes.  Y anunció que también se van a poner “expendedores electrónicos de billetes en la estación como en muchas otras localidades, y no lo veo mal siempre y cuando se conserve el personal y la atención al viajero”.

Lamentó que el número de usuarios del tren es reducido, unos 10 o 15 _cifró_ y que “lo que hace falta es mejorar los trenes, su rapidez y prestaciones. Soy usuario del tren y, desgraciadamente, tengo que irme a otra estación para tomar el tren”, explicó en alusión a la necesidad de mejorar las prestaciones y calidad de los trenes.

Votando la moción sobre el tren

 

“Lo que realmente hace falta es que haya viajeros y no firmantes”, añadió Ferradal.  Y propuso incluir en la moción la mejora de la calidad de los servicios, algo que fue aceptado por el portavoz socialista, no sin antes matizar que los datos  “sí arrojan viajeros puesto que la facturación anual en venta de billetes en A Rúa tiene una facturación anual de 12.933 euros que se traduce en la venta de más de 10.229 billetes siendo la segunda estación que más despacha de las seis que estaban afectadas. Hay un movimiento de gente importante en A Rúa, de unas 23.000 personas. Seguimos vigilantes y hay que apostar por un tren y servicios de calidad”, indicó.

Por su parte, la alcaldesa, María González Albert (BNG) , “fue la presión social, no los ayuntamientos, la que consiguió paralizar  y revertir esta situación y lo ideal es que sea para siempre”.