• Tráfico destaca que cada vez hay más ciudadanos que alertan de este tipo de casos ayudando a salvar vidas

Momento en que fue localizado el conductor bebido

 

El Centro Integrado de Atención de Emergencias de Galicia (CIAE-112), sobre las 20,25 horas del lunes día 19 de marzo,  se puso en contacto con la Central Operativa de Tráfico del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense, alertando de la presencia de un Peugeot 206, circulando en zig-zag, por la carretera OU-504 (Ribadavia – Cea).

Inmediatamente, según fuentes de la Subdelegación de Gobierno, se pasó aviso a las patrullas de servicio que se encontraban por la zona para que tratasen de localizarlo, siendo interceptado. Ante los evidentes síntomas que presentaba el conductor, requirieron que se personase una patrulla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para que le practicasen las pruebas de alcoholemia, arrojando en ambas un resultado de 0,64 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Durante esta actuación policial, se pudo constatar que, el conductor M.R.B. de 58 años y vecino de Cea, era la misma persona que el día anterior había protagonizado unos hechos similares.

A las 22:50 horas del martes día 20 de marzo esta misma persona volvió a ser sorprendido conduciendo de forma irregular, arrojando un resultado de 0,83 mg/l alcohol/aire.

En el supuesto de ser condenado, se enfrentaría a la pena de prisión de 3 a 6 meses y multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y la privación del derecho a conducir vehículos a motor o ciclomotores de 1 año y 1 día a 4 años; por cada uno de los delitos cometidos, pudiendo acordar la Autoridad Judicial el decomiso del vehículo cuando el infractor haya sido condenado, por delitos contra la seguridad vial, al menos en tres ocasiones en el último año a contar de fecha a fecha.

Paralelamente, se han iniciado actuaciones administrativas para la posible revocación del permiso de conducción, por unos hechos que, a priori, evidencian una pérdida de las facultades psicofísicas para conducir.

Desde el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense, se quiere agradecer a todos los ciudadanos que han alertado del caso la colaboración prestada porque han impedido que este conductor hubiese provocado un siniestro vial con fatales consecuencias. Igualmente, se quiere reseñar que, cada vez son más las personas que avisan de la presencia de conductores potencialmente peligrosos circulando por las carreteras, y que una simple llamada telefónica puede salvar vidas.