• La Xunta seguirá extendiendo las Casas Niño como recurso pionero de atención a la infancia y de conciliación en el ámbito rural
  • La delegada territorial en Ourense, Marisol Díaz Mouteira, visitó en el municipio de Laza la nueva infraestructura que ,desde el mes de mayo, atiende a 6 niños
  • La Consellería de Política Social prepara una nueva convocatoria de ayudas, la tercera, que sumada a las dos anteriores de 2016 y 2017, permitirá contar con 61 Casas Niño en entornos rurales de la geografía gallega
  • La provincia ourensana en la actualidad es la que cuenta con más equipaciones de este tipo en el rural, en total 27 Casas Niño

 

La delegada territorial de la Xunta en Galicia, Marisol Díaz Mouteira, visitó hoy la casa niño As Pisadiñas, abierta desde el mes de mayo en el municipio ourensano de Laza, y destacó la importancia de estos servicios tanto para el cuidado de los niños y niñas de 0 a 3 años que viven en entornos rurales como para facilitar la conciliación de la vida laboral, familiar y social de los padres y madres.

Esta nueva infraestructura, que atiende a un total de 5 niños y niñas en horario de 8:00 a 16:00 horas, es una de las nueve que vienen de entrar en servicio en la provincia de Ourense dentro de la segunda convocatoria de ayudas de la Consellería de Política Social correspondiente al año 2017.

Durante el recorrido por las instalaciones que hizo acompañada del alcalde de Laza, José Ramón Barreal, y de la jefa territorial de Política Social, María José Fernández, la máxima representante del Gobierno gallego en Ourense insistió hoy en la importancia que tienen las Casas Niño para el fomento de la conciliación en los ayuntamientos rurales y señaló que la puesta en marcha de estas equipaciones es una muestra de la apuesta de la Xunta de Galicia porque en los municipios rurales existan los mismos recursos que en las ciudades. Así, Díaz Mouteira destacó que además de atender gratuitamente a las necesidades de conciliación de los padres y madres que viven en ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes, las casas niño favorecen la equidad en el acceso a los servicios por parte de todas las familias gallegas, con independencia del lugar de residencia; impulsan el autoempleo y la economía social; contribuyen a la dinamización de los núcleos rurales y ayudan a la fijación de población en el territorio.

Nueva convocatoria

La delegada territorial apuntó que el Gobierno gallego seguirá extendiendo las casas niño para crear una red más amplia de recursos de conciliación en el rural. En este sentido Marisol Díaz avanzó que en estos momentos está en tramitación una nueva convocatoria de ayudas, la tercera, para otorgar otras 15 subvenciones para el desarrollo de otros tantos proyectos. En su conjunto, entre las dos primeras convocatorias de 2016 y 2017 y la nueva orden de ayudas que saldrá en los próximos meses, la Xunta invertirá 6,1 millones de euros para hacer posible a entrada en servicio de 61 Casas Nido.

En la actualidad, Ourense es la provincia gallega con más recursos de atención a la infancia y conciliación, ya que cuenta con 27 casas niño, de las 46 existentes en las cuatro provincias gallegas.

Esta medida forma parte de las iniciativas que se contemplan en el Programa de Apoyo a la natalidad (PAN Galicia) que la Consellería de Política Social está desarrollando desde finales de 2015 con acciones como la Tarxeta Bienvenida, el Bono Concilia y el Bono Coidado, la apertura de nuevas escuelas infantiles –con especial atención a los polígonos empresariales e industriales- o el incremento de las plazas sostenidas con fondos públicos.