Evaluando el desastre producido por los incendios de Ribas de Sil

  • Técnicos del Centro de Investigación Forestal de Lourizán evalúan medidas de recuperación de las zonas afectadas por los incendios registrados en Ribas de Sil
  • Los profesionales del CIF estuvieron hoy en este ayuntamiento lucense y también en las áreas de las localidades vecinas de Quiroga y A Pobra do Brollón afectadas por los fuegos iniciados el pasado domingo
  • La mayor parte del terreno afectado tiene un daño bajo, gracias a la buena gestión del monte y a la rápida actuación de los medios de extinción
  • Cabe recordar que los incendios registrados en las parroquias de Ribas de Sil y Nogueira permanecen controlados en estos momentos, afectando respectivamente 1.580 y 140 hectáreas provisionales

 

Un grupo de técnicos del Centro de Investigación Forestal (CIF) de Lourizán, acompañados por personal del distrito forestal VIII – Terra de Lemos, se desplazaron hoy a los ayuntamientos lucenses de Ribas de Sil, Quiroga y A Pobra do Brollón para evaluar los daños causados por los incendios iniciados este domingo en el primero de los municipios y para valorar las actuaciones posteriores a llevar a cabo.

En esa línea, pudieron comprobar que el suelo sufrió un nivel de afición bajo, a pesar de la orografía de la zona y las largas pendientes existentes en la zona. Así, en gran parte del terreno afectado se comprobó que la buena gestión del monte ayudó a que ese daño había sido menor. En una primera evaluación preliminar, se constató que el fuego provocó el soflamado de las copas de los árboles, lo que derivará en la caída de las hojas que harán de barrera natural y protegerán el suelo.

En la zona de monte raso se constató una superficie algo más dañada, que comprende entre un 5-10% de la superficie total afectada, que precisaría algún tipo de actuación para regenerar la zona y evitar posibles escorrentías. En este sentido, cabe recordar que en otras ocasiones anteriores, la Consellería de Medio Rural recurrió la técnicas como el mulching o el helimulching y, precisamente, la Xunta está evaluando la aplicación de esta técnica en las áreas más afectadas. Esta técnica permite crear una cubierta protectora del suelo empleando materiales como la paja de cereales (de trigo, de cebada o de centeno habitualmente). Estos trabajos se llevan a cabo con un helicóptero –helimulching– en las zonas de más pendiente y de forma manual –mulching– en las áreas accesibles a pie.

Por último, cabe señalar que no hay conexión directa entre las zonas afectadas por el fuego y los ríos existentes en la zona, el Lor y el Sil. De hecho, los técnicos observaron que en el fondo de las vagüadas existe una barrera natural de vegetación que evitaría cualquiera arrastre de cenizas a los cauces de los ríos.

Hace falta recordar que los referidos fuegos forestales registrados en Ribas de Sil, iniciados en las parroquias de Ribas de Sil y Nogueira, permanecen controlados desde las 21,01 h. y las 21,02 h. de ayer, respectivamente. Según las últimas mediciones, el primero afecta una superficie de unas 1.580 hectáreas, tanto en Ribas de Sil como en Quiroga y A Pobra de Brollón, mientras lo de Nogueira se sitúa en las 140 ha.

Asimismo, hace falta añadir que para el control del mayor de estos fuegos se movilizaron hasta ahora 15 técnicos, 49 agentes, 119 brigadas, 54 motobombas, 6 palas, 8 aviones y 14 helicópteros, así como personal y medios de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Mientras, en Nogueira, trabajaron hasta el momento 6 técnicos, 21 agentes, 46 brigadas, 29 motobombas, 5 palas, 7 aviones y 6 helicópteros.