En la reunión mantenida hoy entre el conselleiro de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, y el presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, aparte de la partida de 600.000 euros para reformar centros escolares se abordó también la tramitación de la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Ribeira Sacra

 

En este sentido, está previsto que en verano se incoe el expediente de declaración, un expediente que se calificó como muy complejo desde el punto de vista técnico, ya que debe servir como base para competir a nivel nacional e internacional por la consideración como patrimonio mundial. La Xunta trabaja desde el momento en que recibió la documentación de base para ajustarla a los requerimientos necesarios para tener garantías de que la declaración pueda salir adelante, tales como la acreditación del valor universal excepcional, la autenticidad e integridad de este espacio, o la comparación con otros territorios que tienen reconocida esta categoría. En estos momentos, se están desarrollando estos trabajos técnicos fundamentales y básicos para avanzar en la candidatura.

De este modo, es imprescindible  que el expediente sea impecable en el aspecto técnico, lo que exige tomar un tiempo prudente para elaborarlo. En este sentido el conselleiro afirmó que “es más fácil hacer una declaración política o institucional, que montar un expediente que afecta a alrededor de 20 ayuntamientos y que puede llegar a muchos miles de parcelas, y que tiene que competir con muchas candidaturas tanto a nivel nacional como internacional para conseguir su objetivo”.

También se abordó el Museo del vino de Galicia, en Ribadavia, sobre el que el conselleiro explicó que se está tramitando ampliar la cesión del edificio con el Obispado. Una vez esto se consiga, se podrá continuar con el proceso para la apertura de este centro. El conselleiro recordó que ya existe un proyecto museístico y la partida presupuestaria precisa para abordar la contratación.