• Poema de Matías Ortega, que suma una nueva aportación a sus ‘Cuentos del abuelo’

 

Cada momento compartido es una caricia
que desata el gozo de amarse.
Puede a la distancia
el deseo de estar cerca,
de sentir la piel del otro,
de oír su respiración,
de sentir su aliento.
Y se siente…
estamos juntos
y nos entregamos sin recato.
Domina la excitación
el deseo, la pasión…
Y con los besos…
los labios se juntan,
se entreabren,
las lenguas revolotean,
como mariposas juguetonas,
en una y otra boca,
Los cuerpos se desnudan,
despacio, insinuantes,
ofreciéndose, entregándose…
y las caricias llegan,
sin prisa, sin pausa,
buscando esos lugares ocultos
donde el placer despierta,
esas sensaciones no vividas,
que ya nunca se olvidan.
Se busca más, se pide más, se desea más
Y, en ese delirio, los amantes cobran nueva vida.
No hay edad, no hay tiempo, solo el momento.
Llega el éxtasis donde la pasión estalla.
Y las voluntades confluyen
volando hasta esa nube
donde se viven los sueños.

 

Matías Ortega Carmona

Matías Ortega Carmona

Matías Ortega Carmona

http://matiasortegacarmona.blogspot.com.es/