• José Vega: “Es barroco y sólo hay dos más similares en Europa, el de Bon Xesús de Braga y el de San Carlos Borromeo de Milán”
  • Mañana viernes, 30 de marzo, a las 11,30 de la mañana se llevará a cabo el Vía Crucis en el Santuario de Nuestra Señora de As Ermitas

El santuario de Nuestra Señora de As Ermitas

 

El viernes santo se llevará a cabo el solemne Vía Crucis en el Santuario de Nuestra Señora de As Ermitas, en el municipio ourensano de O Bolo, una cita que cada año congrega a cientos de personas procedentes de toda la geografía española.

José Vega Martínez, presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de las Ermitas, guía del santuario y concejal en el Ayuntamiento de O Bolo es una de las personas que conoce a fondo la historia del Vía Crucis de As Ermitas. Relata  que es de estilo Barroco. Se empezó a hacer en 1730 y fue finalizado en 1760. Lo dirigió Domingo José Rodríguez Blanco, un administrador que era sacerdote de Mormentelos (Vilariño de Conso), que falleció en 1749, de modo que “él no lo terminó, hizo hasta la Novena Estación. Lo concluyeron otros administradores”, detalla.

José Vega Martínez

 

José Vega precisa que sólo hay dos más de estilo barroco en Europa, el de Bon Xesús de Braga (Portugal) y el de San Carlos Borromeo de Milán (Italia).

El de As Ermitas consta de 15 capillas (la décimo quinta es la Resurrección, sobre el cementerio), si bien el Vía Crucis es de 14. Tiene 57 tallas religiosas. Las cuatro primeras están en el Atrio del Santuario y el resto se reparten por el denominado Camino del Desierto. Cada capilla representa una estación y escena, por ejemplo como  “Jesús condenado a muerte”,  “Jesús carga con la Cruz”, “Jesús cae por primera vez”, entre otras.

Una de las capillas

 

José Vega relata como curiosidad que  una de las 15 capillas no tiene imágenes, la quinta, porque en el año 1909, el 22 de diciembre, hubo un desprendimiento de la montaña que se llevó por delante la capilla, las imágenes que albergaba, 27 casas, un “cruceiro” y 36 personas algunas de las cuales ni siquiera llegaron a aparecer mientras que otras, sus restos, fueron hallados en A Ponte de Bibei cerca de Pobra de Trives por las riadas que hubo. “Nunca fueron halladas las tallas religiosas. La capilla la volvieron a reconstruir, pero las tallas no”, expone José Vega.

El viernes santo es el único día que  el Vía Crucis de As Ermitas se hace con carácter solemne, con pasos, oraciones y paradas en cada Estación, pero “durante el resto del año hay mucha gente que lo hace de forma particular. Sobre todo en el verano, vienen autocares llenos de fieles”, explica José Vega.

Sendero por el que discurre el Vía Crucis

 

Las tallas sólo han salido dos veces de las capillas para su restauración, en la década de los años 80 y en 2013.

El Vía Crucis de As Ermitas, y la Semana Santa en torno al Santuario, registra un lleno absoluto de personas procedentes de Galicia, España e, incluso, otros países.  Y, aunque se prevé lluvia, el Vía Crucis del viernes volverá a ser punto de encuentro de innumerables fieles.

  • Más en imágenes:

Una de las figuras de las estaciones del Vía Crucis

Tallas del Vía Crucis de As Ermitas

Otra representación

Otra estación

Otra estación del vía crucis de As Ermitas

Otra capilla

Más tallas

Más figuras