• Medio Ambiente dedicará 1,65 millones de euros a ayudar a víctimas de violencia de género y explotación sexual a acceder a una vivienda
  • El Diario Oficial de Galicia publicó ayer la orden por la que se establecen las bases de esta nueva línea de ayudas, que serán convocadas en las próximas semanas
  • La medida se inscribe dentro del programa del Bono de Alquiler Social y las personas beneficiarias recibirán para el pago del alquiler 175, 200 o 225 euros al mes

 

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, a través del Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS), acaba de crear una línea específica de ayudas al alquiler de viviendas para personas que sufran violencia de género, hijos de víctimas mortales que sean menores de 30 años y dependientes económicamente, y víctimas de trata con fines de explotación sexual. Con este objetivo, el Diario Oficial de Galicia publicó ayer la orden por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas, cuya convocatoria para este año está prevista para las próximas semanas y que contarán con una dotación económica de 1,65 millones de euros.

La nueva línea de subvenciones está incluida dentro del Bono de Alquiler Social, un programa que ya contemplaba a las víctimas de violencia de género como uno de los colectivos a los que iba dirigido. Como novedad, a través de la orden publicada hoy y en el marco del Pacto de Estado contra la violencia de género, la Xunta crea una línea específica y con financiación propia destinada a ayudar a este colectivo a acceder al alquiler de una vivienda y además se amplían los supuestos previstos con anterioridad.

Así, se incluyen cómo posibles beneficiarios los hijos y hijas menores de 30 años de las víctimas mortales por violencia de género, cualquiera que sea la naturaleza de su filiación, que se encontraran en una situación de dependencia económica de la madre o del agresor en el momento del fallecimiento de la víctima.

Del mismo modo, otro de los objetivos de esta línea específica del Bono de Alquiler Social es atender con carácter urgente a las mujeres víctimas de violencia de género en una relación de convivencia y de dependencia económica con su agresor o, en el caso de mujeres que sufran situaciones de trata con fines de explotación sexual, de dependencia de la persona que mantenga sobre ella una relación de dominación. Tendrán también esa consideración las mujeres que padeciesen violencia vicaria o violencia por interpósita persona -esto es, aquellas mujeres que sufran el asesinato de sus hijos/as a manos del maltratador-.

La ayuda prevista será de 225, 200 o 175 euros al mes, dependiendo del ayuntamiento donde se emplace la vivienda y que equivaldrá al 50% del importe máximo que puede conseguir el precio del alquiler en cada zona. Así, la renta máxima de los inmuebles alquilados será de 450 euros, en caso de que estén localizados en alguna de las siete grandes ciudades, de 400 en ayuntamientos calificados de carácter urbano y de 350 euros en los de tipo rural, figurando en las propias bases de las ayudas el listado de ayuntamientos con sus respectivos importes máximos.

Duración del bono y condiciones

El bono se concederá por un período de 12 meses, prorrogable cada año hasta un máximo de 36 meses. Además, el programa prevé la posibilidad de solicitar una ayuda complementaria única de hasta 600 euros para el supuesto de la inmediata formalización de un contrato de alquiler, destinados a atender los deberes derivados de la constitución de fianza y del alta en suministros.

Se podrá presentar la solicitud del Bono de Alquiler Social para víctimas de violencia de género una vez se publique, en las próximas semanas, la convocatoria correspondiente al año 2019. Para el resto de colectivos susceptibles de solicitar estas ayudas el plazo de presentación de solicitudes está abierto desde el pasado 11 de enero.