• La Xunta le entrega 400 cortavientos de alta visibilidad a la asociación Discamino y a la Federación Galega de Ciclismo para mejorar la seguridad de estos colectivos en las carreteras
  • La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, hizo entrega ayer de estas prendas, que se conceden por tercer año consecutivo
  • Vázquez Mourelle destaca que estas prendas son clave para prevenir atropellos e incidir en que los ciclistas se hagan visibles cuando transiten por carreteras
  • Indica que se trata de una iniciativa para concienciar tanto a los ciclistas, para que utilicen elementos que incrementen su visibilidad, como a los conductores, para que respeten las normas de circulación y la distancia mínima en los adelantamientos
  • El cortavientos es de color amarillo fluorescente y tiene reflectantes y en la parte trasera lleva inscrita la separación lateral obligatoria de 1,5 metros que deben dejar los vehículos cuando rebasen a la persona que circula en bicicleta
  • Hace falta recordar que la Consellería de Infraestruturas ya lleva distribuidos en los años anteriores unos 1.600 cortavientos entre los ciclistas
  • Esta iniciativa se suma a la de la semana pasada, en la que se juntaron cuatro departamentos de la Xunta y la Dirección General de Tráfico para iniciar el reparto de más de 7.000 chalecos reflectantes para peatones que circulan por las carreteras

 

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, junto con el director de la Axencia Galega de Infraestruturas, Francisco Menéndez, entregó 400 cortavientos de alta visibilidad a la asociación DisCamino y a la Federación Galega de Ciclismo con el fin de mejorar la seguridad de estos colectivos en las carreteras.

Vázquez Mourelle explicó que estas prendas, que se entregan por tercer año consecutivo, resultan clave para prevenir atropellos e incidir en la necesidad de que los ciclistas se hagan visibles cuando transiten por carreteras.

Destacó que se trata de una prenda para concienciar a todas las partes, tanto a los ciclistas, para que utilicen elementos que incrementen su visibilidad ante el resto de usuarios, como a los conductores de otros vehículos, para que respeten las normas de circulación y la distancia mínima en los adelantamientos.

El cortavientos es una prenda técnica de calidad que el propio colectivo considera como la más adecuada para facilitarles la práctica del deporte. Es de color amarillo fluorescente y tiene reflectantes, para hacer más visible al ciclista, también en situaciones de menos luz. Además, en la parte trasera lleva inscrita la separación lateral obligatoria de 1,5 metros que deben dejar los vehículos cuando rebasen a la persona que circula en bicicleta, con el lema “Eu fágome ver”.

 

Cada chaleco va acompañado de un folleto explicativo de normas básicas de circulación para ciclistas, unas sencillas reglas para refrescar cosas como que estos usuarios pueden circular en paralelo de a dos si hay ancho suficiente en la carretera o que es obligatorio que la bicicleta tenga luces de noche.

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade distribuyó en los años anteriores unos 1.600 cortavientos entre los ciclistas, fruto de la colaboración con la Federación Galega de Ciclismo.

Esta cooperación incorpora en este ejercicio a la asociación Discamino, que hace posible que personas con distintas capacidades hagan el Camino de Santiago.

Hace falta recordar que el Gobierno gallego lleva muchos años trabajando en distintas medidas que incrementen la seguridad viaria, para ciclistas, peatones, conductores. En esta línea, la semana pasada, se juntaron cuatro departamentos de la Xunta y la Dirección General de Tráfico para iniciar el reparto de más de 7.000 chalecos reflectantes para peatones que circulan por las carreteras.