Dinero rápidoSi has visto como tú día a día se ha visto alterado por la llegada de la crisis económica, te habrás dado cuenta de la necesidad creciente de tener un control cada día más exhaustivo de tus cuentas y finanzas personales.

Los gastos no se te han reducido, con suerte los has contenido, cosa que ya sería todo un logro; y muy probablemente los ingresos sí se te hayan reducido, si has tenido suerte, solo eso, no digamos si has caído en la desgracia del paro.

Pero lo que está claro es que la necesidad de controlar tu economía doméstica es algo más necesario y que es algo que debes de ver como una exigencia que ha llegado para quedarse, con lo cual, mientras antes tomes conciencia de ella, antes podrás ponerte manos a la obra.

La ventaja que posees y poseemos todos es que las nuevas tecnologías han puesto muchas herramientas en tus y nuestras manos para poder realizar una gestión adecuada de las finanzas personales. Y es que ten en cuenta que estas nuevas herramientas son el resultado de analizar las situaciones económicas de muchas personas, con lo que son operativamente una herramienta global que te permite analizar tanto tus actuales finanzas y lo que te puede ocurrir en ellas en función de cómo cambien tus circunstancias personales y profesionales.

Pero aunque tus condiciones económicas no hayan cambiado sustancialmente por culpa de la crisis, seguro que has cambiado o adquirido nuevos proveedores de servicios que han exigido que tengas que poner nuevas domiciliaciones de recibos en tu cuenta personal, cambiando por lo tanto los días del mes en que te cargan los recibos y alterando tu planning de cobros y pagos a lo largo del mes. Si no has controlado estos nuevos cambios de forma adecuada, seguro que has tenido algún despiste en las fechas de cargo de los recibos y, en los casos más ‘peligrosos’, incluso puedes haber sufrido descubiertos en cuenta por despiste o bien porque no habías tenido en cuenta las fechas de los nuevos recibos que te iban a cargar con lo que las dichosas comisiones por descubierto en cuenta han incrementado tus gastos financieros de forma preocupante y lo único que quieres es que no vuelva a suceder.

Pues este es otro motivo que te puede ocurrir para que te decidas de una vez por todas a llevar una gestión más ordenada de tus finanzas personales: no pagar comisiones innecesarias.

Puede que seas de los que piensa que el llevar un control de tu economía doméstica supone de disponer de un tiempo diariamente para dedicarlo a esa tarea y que no te compensa ese esfuerzo y eso es un claro error.

Si eres de los que te has elaborado por ejemplo un Excel en tu ordenador y en el cual vas incluyendo tus ‘acontecimientos financieros diarios’, el trabajo más grande lo has tenido  al inicio, cuando diseñaste tu sistema de gestión de cuentas personales. Lo cierto es que si lo has diseñado y mantienes bien informado al sistema que te hayas creado, el control de tus finanzas no exige de mucho tiempo, y mucho menos de que dediques todos los días 10 minutos a ello.

Pero si eres de los que quieres gestionar tu día a día pero no eres muy hábil en esto de los programas ofimáticos, lo que sobran hoy en día es la existencia de herramientas financieras gratuitas que puedes usar desde tu ordenador y, es más, desde tu dispositivo móvil, que te harán el trabajo que quieres muchísimo más sencillo.

Para ello solo debes de analizar las opciones que posees y ver cuál es la que mejor referencias posee, la que mejor ‘feeling’ te da o sencillamente, la que más se ajusta a tus condiciones y productos económicos que posees. Pero aun así ten en cuenta que estas diferentes herramientas están diseñadas para que puedas personalizarlas al máximo y que al utilizarlas se autoalimenten para reducir el tiempo que tengas que dedicarte a ellas. Es decir, se retroalimentan con la información que tú les vayas dando y lo cual se traducirá en un menor tiempo que deberás dedicarle a medida que te vayas acostumbrando a su uso.

Y hasta ahora me he centrado en analizar cómo gestionar tú día a día para evitar costes o comisiones innecesarias, pero puede que seas de los que en vez de eso, lo que prefieres es tener un asesoramiento personal para escoger aquellos productos que te permitan tener unos mejores ahorros e incrementarlos. Pues que sepas que estas herramientas financieras también te ayudan a eso: te asesoran y aconsejan en función de tu perfil económico y de cómo te hayas comportado en tus productos financieros anteriormente, en que puedes poner tus ahorros para sacarle una rentabilidad superior a la que posees ahora.

Son realmente herramientas, como por ejemplo Dinaru, que lo que buscan son:

  • Evitar que poseas gastos o comisiones innecesarias en tus entidades financieras por un descuido o despiste.
  • Que puedas realizar presupuestos, por ejemplo mensuales, que te permitan conseguir el planificar tu economía de una forma más eficiente.
  • Que saques más rentabilidad o que la tengas, a tus ahorros, que puede que en la actualidad sean completamente ociosos y no te den ningún tipo de rentabilidad.

Pero además, son herramientas que se alimentan de la información que van cambiando las entidades financieras en sus productos, algo a lo que tú no puedes dedicar tu tiempo. Esto significa que sirven de comparador financiero y te asesoran de las mejores opciones que posees en el mercado en función de lo que las entidades financieras están ofreciendo a perfiles como el tuyo.

Son realmente herramientas financieras pensadas y diseñadas para facilitarte tu día a día, que si ya de por sí es complejo, más lo será si dejas tus cuentas a su libre albedrío.