• Por el sumiller José Luis del Campo

 

Hoy os acerco la cata de este vino que elabora Bodegas Ruchel, el vino Ruchel Mencía Secretos 2018 . Un vino tinto elaborado con un 90% de Mencía y un 10% de Tempranillo.

Ruchel Mencía Secretos 2018, es un vino joven, de los denominados del año, que se caracteriza por su gran carga frutal, su frescura y su acidez, tan típica de la Mencía. Eso sí, el porcentaje de Tempranillo le da un aporte diferenciador de otros monovarietales, con un toque floral en nariz y algo de ligereza en boca.

En la cata en su fase visual se ve un vino de color rojo cereza, muy brillante y limpio, que nos deja una capa media. La lágrima en la copa es muy fluida y en el movimiento en copa nos deja entrever reflejos violáceos que nos indican que tenemos delante un vino joven, con gran potencial y recorrido.

La nariz es muy varietal, con una media intensidad pero con mucha nitidez y franqueza de aromas frutales, destacando la fruta roja, ciertos toques florales como por ejemplo a violetas. Todo ello sobre un fondo mineral muy típico de la zona de Valdeorras y de la Mencía. La nariz la he encontrado muy bien equilibrada en materia de aromas.

La boca es de entrada suave y fresca, con clara presencia frutal, acidez bien controlada que nos deja buena persistencia y un vino bastante bien equilibrado. Redondez en cuanto a su estructura, con un paso de recuerdo medio. El postgusto nos trae enseguida la fruta.

Sin duda un muy buen vino joven este Ruchel Mencía Secretos 2018.

Maridaje: Para romper los tópicos, un posible maridaje de este vino joven fresco es un plato de pasta con salsa boloñesa por ejemplo, donde creo que la juventud es ideal para acompañar a un plato de pasta con carne y este tipo de salsa.