Carril Cruzado, cuando las uvas foráneas tienen cabida en los vinos españoles

Cuando hablamos de vinos españoles, casi siempre que nos referimos a los tintos hablamos de vinos elaborados con la varietal Tempranillo, como mucho, Garnacha, con independencia de que en diferentes zonas del país haya vinos elaborados con otras uvas. Si hablamos de vinos blancos, sucede algo parecido, Airén, Verdejo y como mucho Viura, son las uvas a las que nos referimos. Pero si hablamos de tintos o blancos a nivel mundial, hablaremos de la Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah entre los primeros y Chardonnay o Sauvignon Blanc entre los segundos.

Lo que es mayoritario en nuestro país no lo es tanto fuera, por eso me ha parecido muy interesante el presentaros hoy tres vinos que elabora la Bodega Carril Cruzado en la zona de la Manchuela, al amparo de VT de Castilla, en los que emplea estas varietales más foráneas, como muy buena muestra de que esas uvas y sus vinos también tienen cabida en nuestro horizonte vinícola.

Sauvignon Blanc

El primero de ellos es el Carril Cruzado Blanco Sauvignon Blanc 2020, un vino como os imagináis elaborado como monovarietal esta uva, siendo Nueva Zelanda y alguna zona de Francia los principales productores mundiales.

Sin crianza en barricas es un vino tremendamente fresco, lleno de fruta, con una viveza crujiente en el paladar, casi chispeante y con un pelín de carbónico que enfatiza más aun la frescura en el paladar en su cata.

Un amarillo pajizo tenue, de intensidad media, brillante y limpio, con ciertos reflejos averdosados que denotan juventud. Nariz fresca, llena de fruta, cítricos, fruta blanca, aportes florales, ligeros herbáceos que, tras airear la copa, se enfatiza con un final mineral. Entrada fresca, muy fresca, acidez vivaque salta en el paladar. Muchísima fruta como en nariz. Muy buena persistencia que le dará una buena guarda para este año y el que viene.

Como diferencia con respecto por ejemplo a los Sauvignon Blancs neozelandeses es el aporte tropical que tienen estos y que en nuestro país, por la climotología y el tipo de suelo es diferente. Un vino muy bueno.

 

Cabernet Sauvignon

El segundo vino es Carril Cruzado Tinto Cabernet Sauvignon 2020. Una uva que es dada a vinos con guarda y crianza en madera, ya que sus características son muy adecuadas pero que, esta bodega, ha decidido elaborarlo como un vino joven, sin crianza en barricas. Lógicamente, aunque no tiene la complejidad de un Cabernet con un paso por barricas, sí que es un vino que aúna la complejidad de esta uva y la frescura de un vino joven.

Un vino que en vista en copa parada, deja un color cereza, bastante bien cubierto, capa media, ribetes violáceos/amoratados indicativos de juventud. Limpio y brillante con una capa media. Nariz con mucha fruta roja y negra, con toques florales, ligeros aportes a regaliz, con mucha frescura sin duda y una intensidad media. Justo lo que podíamos esperar de un Cabernet Sauvignon sin crianza. Boca de ataque fresco, sabroso, con mucha fruta, acidez muy bien controlada que le da una muy buena guarda. Muy fácil beber, taninos increíblemente trabajados para ser un joven. Paso medio con buen volumen y final medio-largo.

Como os comentaba, siendo un Cabernet Sauvignon joven, sin barrica, es un vino muy bueno que sin duda refleja la buena mano de esta bodega con esta varietal.

Barrica

Y como tercer vino os presento el Carril Cruzado Barrica 2018, en este caso una combinación de uvas tintas como son la Syrah, la Tempranillo y la Cabernet Sauvignon, al cual la bodega le decide dar un paso por barrica de roble francés y americano de solo 3 meses, lo que permite darle complejidad y conservar la frescura de las uvas. Además, al ser a añada del 2018 ya lleva un tiempo breve en botella ideal para que se afine y se conjunten bien las uvas y los aportes de las barricas.

Un vino que en vista nos deja un color picota, con una capa media-alta, reflejos amoratados y algo rubí, que indican ya evolución en el vino (por la barrica y el tiempo de afinamiento antes indicado). Bien cubierto, brillante y limpio. Nariz de intensidad media-alta, con mucha fruta, moras, arándanos, negra y roja. Aportes florales. La barrica en este caso le da toques especiados, ligeramente dulces, aportes típicos a regaliz y ligeros tostados, con un fondo mineral. La boca presenta frescura pero con carácter, dejando paso a vino sabroso en el paladar, fruta y acidez de la mano, dejando una buena estructura con buena capacidad de guarda. Volumen medio con paso redondo que nos deja buena persistencia y final medio-largo. Un muy buen vino dentro del segmento de los robles sin duda.

Pack

Este pack de vinos que elabora Bodega Carril Cruzado se nos antoja un excelente conjunto de vinos que muestran muy bien que se pueden elaborar vinos en este país de calidad con uvas en principio foráneas, sin tener nada que envidiar  a vinos elaborados en otros países con estas uvas.