• Medio Rural resuelve las ayudas para que agricultores y ganaderos se puedan incorporar a distintos regímenes de calidad de productos gallegos
  • El Diario Oficial de Galicia publicó ayer la resolución de ayudas de la Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria (Agacal)
  • La inmensa mayoría de productores se incorporaron a la IGP Ternera Gallega, seguida por la IGP Vaca y Buey de Galicia y al Craega
  • Estas aportaciones están cofinanciadas con el fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) en el marco del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Galicia 2014-2020

 

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó ayer la resolución de la Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria (Agacal), ente dependiente de la Consellería de Medio Rural, de la orden de ayudas relativas a la nueva participación de agricultores en regímenes de calidad, financiadas a través del Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020. En total 893 personas se beneficiarán este año de estas aportaciones por un importe de 150.350 euros.

Estas aportaciones pretenden fomentar la integración de agricultores en sellos de calidad que tiene ahora mismo Galicia, favoreciendo así el valor añadido de sus productos. La mayor parte de las comunicaciones se produjeron en la IGP Ternera Gallega con 470 nuevos miembros, seguidos de la IGP Vaca y Buey de Galicia con 246 beneficiarios y la agricultura ecológica con 156 nuevos productores inscritos en su consejo regulador, Craega. Además, la IGP Miel de Galicia contará con 20 nuevos inscritos en el registro. También se sumó un nuevo agricultor al sello del vino de Valdeorras.

Las actividad subvencionables dentro de esta línea de aportaciones son los costes fijos ocasionados por la inscripción en un régimen de calidad y la cuota anual de participación, incluidos, de ser el caso, los costes de los controles necesarios para comprobar el cumplimiento del pliego de condiciones del mencionado régimen. Así, la cuantía de la ayuda es del 100% de los gastos subvencionables, sin superar los 3.000 euros anuales por explotación, durante un período máximo de 5 años.