• Ángeles Vázquez avanzó ayer en la jornada de apertura de la temporada del salmón que hoy se aprobaba el anteproyecto de la Ley de pesca
  • La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda visitó ayer el coto de Ximonde, en el río Ulla, coincidiendo con el primer día hábil para pescar salmón y reo
  • Subrayó que los programas de recuperación iniciados por la Xunta en el año 1992 para reactivar las poblaciones de salmónidos en los ríos de la comunidad lograron un incremento notable de los ejemplares adultos y acabaron con la amenaza de extinción
  • Desde ayer y hasta el 31 de julio se podrán pescar salmones en aguas gallegas, con un cupo límite de 93 ejemplares en total, mientras que la campaña del reo se extenderá hasta el 30 de septiembre, con una cuota diaria de 2 ejemplares por jornada y pescador

 

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, Ángeles Vázquez, avanzó ayer que el anteproyecto de la nueva Ley de Pesca Continental de Galicia se elevará al Consello de la Xunta para someterla a su aprobación y poder continuar con la tramitación. Durante una visita al coto de Ximonde con motivo del inicio de la temporada de pesca de salmón y de reo, la responsable autonómica de Medio Ambiente subrayó que con esta normativa girara actualizar y sustituir el actual marco legislativo vigente en Galicia, que fue aprobado hace ya más de 25 años.

Tras su paso por el Consello, el anteproyecto se someterá al trámite de participación pública, para que todos los interesados presenten los alegatos que consideren oportunas y puedan enriquecer una norma que nace con vocación de futuro y entorno a la cual, incidió, se buscará el máximo consenso. El objetivo de la Xunta, según avanzó la conselleira, es que el texto definitivo se pueda remitir antes de que finalice el año al Parlamento para su posterior tramitación y aprobación definitiva.

Ángeles Vázquez destacó la trascendencia de este anuncio para el sector justo en un día también muy importante para los pescadores gallegos, ya que coincidía con el inicio oficial de la temporada de pesca en aguas salmoneras y en algunas cabeceras de ríos de montaña. Para el salmón, concretamente, la temporada finalizará el próximo 31 de julio o en el momento en que se agote la cuota máxima permitida, mientras que en el caso de la pesca de reo (otra especie de la familia de los salmónidos) la campaña se extenderá aún hasta el 30 de septiembre.

Al respecto, la conselleira de Medio Ambiente se refirió a la importancia de esta especie en uno coto “emblemático” como el de Ximonde, situado en el río Ulla, el más salmonero de Galicia, que sirve de límite entre las provincias de A Coruña y Pontevedra. Y abogó por seguir trabajando para garantizar la permanencia de esta especie en las aguas fluviales de la comunidad.

En este sentido, recordó que en el año 1992 la Xunta puso en marcha sus primeros programas de recuperación del salmón en varios ríos gallegos, entre ellos, el Ulla. Gracias a este esfuerzo, subrayó, a partir del año 2000 se detectó ya un incremento notable en el retorno de ejemplares adultos a este río y sin que se haya llegado a igualar la abundancia de ejemplares que había en la década de los 80, la conselleira se mostró satisfecha porque “hicimos desaparecer la amenaza de la extinción” que parecía ceñirse sobre la especie.

Entre las medidas de recuperación desarrolladas por el Gobierno autonómico en los últimos años, Ángeles Vázquez se refirió a las mejoras para garantizar la accesibilidad para pescados migradores mediante dispositivos de franqueo, repoblaciones con juveniles de origen autóctono y medidas de control de la pesca de los salmónidos.

Precisamente, en la temporada que dio comienzo ayer se establecen las siguientes cuotas diarias: un salmón por persona y día y dos reos por pescador y jornada. En todo caso, el cupo total de capturas de salmones para toda la temporada 2019 será de 93 ejemplares, de los cuales 50 corresponden solo al río Ulla.

Por último, la titular de Medio Ambiente se refirió a la temporada que ahora comienza para mostrar su deseo de que discurra de forma totalmente satisfactoria para los miles de pescadores que cada año llevan a cabo esta actividad deportiva y lúdica en aguas gallegas. En esta línea, le tendió a mano al colectivo para seguir apoyándolo a través de la colaboración con la Federación Gallega de Pesca y que los pescadores puedan desarrollar esta práctica en las mejores condiciones posibles, fomentando a la vez la afición entre los jóvenes gallegos para garantizar el relevo generacional.