Aguja de ternera gallega con pasas y miel maridada con El Pecado

Hoy creo que vamos a dar en el clavo. No siempre íbamos a hablar de vinos blancos, con lo cual, debemos de buscarle a este espectacular vino un maridaje igual de digno, y creemos que esta receta que nos facilita la IGP Ternera Gallega es merecedora de este pedazo de vino.

Aguja de ternera gallega con pasas y miel es una combinación ideal de sabores y texturas que permiten envolver el sabor de la carne en un dulzor francamente impresionante. Cierto es que no llega con coger una pasas y echarle miel por encima a un buen trozo de carne gallega, no, tiene su procedimiento.

Aguja de ternera gallega con pasas y miel
Foto: IGP Ternera Gallega

Veamos los ingredientes de esta receta para 4 personas:INGREDIENTES

  • 1 kg de aguja de Ternera Gallega.
  • 100 g de pasas de Corinto.
  • 1 naranja.
  • 1 cucharada de miel (I.G.P. Miel de Galicia)
  • 2 dl de Orujo (D.G. Orujo de Galicia).
  • 2 dl de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 dl de caldo de carne.
  • sal.
  • pimienta negra al gusto.

Elaboración:

Mechar la aguja con las pasas, previamente maceradas en orujo. Salpimentar.

Colocar en una placa de horno con el aceite y poner a dorar a 180º C durante 25 minutos, dando vuelta a la pieza según necesidad. Mojar con el orujo y retirar la carne. Añadir el zumo de naranja y la miel mezclados y el caldo de carne. Dejar reducir y retirar. Pasar por un chino y reservar.Trocear la carne y cubrir con salsa.

Ya véis que siguiendo los tiempos y los procesos tampoco es muy difícil.

Para el maridaje hoy hemos escogidos el que probablemente es de los vinos tintos gallegos que más nos ha gustado desde siempre. Se trata del vino El Pecado, una elaboración del mejor enólogo del mundo del 2014, Raúl Pérez (berciano) que realiza en Bodegas Guimaro situadas en la Ribeira Sacra.

Nosotros tuvimos el placer de catar El Pecado 2007, vino al cual Parker le concedió 98 puntos, lo cual es un indicativo de que estamos ante un vino con unos aportes increíbles. Hemos probado añadas posteriores que nos han encantado igualmente, pero el toque sutil y novedoso que en su día aportó esa añada, hace que sea nuestra preferida. Ojo, que cualquier añada posterior es un vino para quitarse el sombrero.

Por eso nos hemos decantado por este tinto, ya que un buen trozo de carne de ternera gallega no puede ser merecedor de un vino gallego tinto mejor que este (sin menospreciar a muchos vinos tintos gallegos).

El Pecado