• La Xunta agota, en los dos primeros días, el crédito para las ayudas dirigidas a particulares destinadas a proyectos de uso térmico con biomasa, aerotermia y solar térmica
  • El lunes se abrió el plazo para acceder tanto a los apoyos para instalaciones de energías renovables de uso térmico -en las que aún quedan fondos para iniciativas con geotermia- como para autoconsumo, que ya recibió 314 solicitudes
  • La respuesta de los ciudadanos es una muestra de su compromiso con la cultura de la eficiencia y del ahorro energético

 

La Xunta agotó, en los dos primeros días de plazo, el crédito para las ayudas dirigidas a particulares destinadas a la realización de proyectos de uso térmico con biomasa, aerotermia y solar térmica. El pasado lunes, 15 de abril, se abrió la convocatoria para acceder tanto a los apoyos para instalaciones de energías renovables de uso térmica -en las que aún quedan fondos para las iniciativas con geotermia- como para las ayudas para proyectos de energía fotovoltaica.

En el caso de las ayudas para proyectos de energías renovables de uso térmico, cuentan con un presupuesto de 2,5M€. En concreto, 0,5 M€ para instalaciones de aerotermia (que se agotaron al llegar a las 164 solicitudes); 1M€ para biomasa (que se cubrieron con 530 solicitudes); 50.000 euros para solar térmica (que se agotó al recibir la 20ª solicitud) y 956.000 euros para geotermia, una línea de ayudas para la que, tras 80 solicitudes, aún quedan fondos.

A través de este programa, se apoya la instalación de estufas de aire, cocinas calefactoras, cambio de queimadores, paneles solares térmicos, bombas de calor o calderas que, en el caso de la biomasa, se destinarán a zonas densamente pobladas (ya que para las otras zonas ya se convocó este año una orden específica). La ayuda es del 50% con una cuantía de 60.000 euros como máximo por proyecto. Se espera movilizar 5M€ y la generación de unos 50 empleos para desarrollar estos proyectos.

En el caso de las ayudas para proyectos de energía fotovoltaica, también destinados a particulares, ya se recibieron un total de 314 solicitudes y aún queda crédito hasta llegar al presupuesto previsto en esta convocatoria, 1,45M€. En este caso, las ayudas están dirigidas a instalaciones para la generación de electricidad mediante paneles fotovoltaicos. Los apoyos serán del 50% y la cuantía máxima por proyecto de 50.000 euros.

Estas ayudas forman parte del compromiso de la Xunta por acercar a ciudadanos, empresas y administraciones a cultura de la eficiencia y del ahorro energético y se suman las ayudas que ya se convocaron en 2019, como los apoyos para la instalación de calderas de biomasa para familias y comunidades de propietarios en zonas no densamente pobladas; el programa destinado a empresas y autónomos del sector servicios e industria para la realización de auditorías energéticas e implantación de sistemas de gestión y proyectos de ahorro y eficiencia; o la línea para impulsar las energías renovables y la eficiencia energética en el sector agrícola primario.

La buena respuesta que están teniendo las convocatorias es una muestra de la apuesta e implicación de los gallegos por la eficiencia y por el ahorro energético. La Xunta destaca también la colaboración de las entidades adheridas que, sumando estas dos convocatorias, llegan a un total de 653.