• Los vecinos lamentan los destrozos y temen que los vándalos se ensañen con otros miradores similares

La placa del mirador de Cambela apareció arrancada

 

El medio rural no se libra de los actos vandálicos. El  panel que señaliza el mirador de Cambela, uno de los espacios destacados del municipio de O Bolo, que ofrece bellas vistas del entorno,  apareció arrancado y con destrozos generando un profundo malestar entre los vecinos de la localidad.

Los habitantes de este pueblo  de O Bolo lamentan este tipo de actos teniendo en cuenta que el patrimonio es de todos, “cuesta dinero” y, además, es un recurso turístico importante para potenciar y mostrar la zona.

Los vecinos muestran preocupación porque temen que los vandálos “ataquen” otros miradores del municipio como los de Chandoiro y A Fraga.

“Los que hacen este tipo de actos vandálicos no tienen conciencia, es una vergüenza”, argumentan.