• El grupo de gobierno aprobó los presupuestos municipales de 2017 que fijan un sueldo por dedicación exclusiva para el alcalde

El grupo de gobierno votando

 

La Corporación municipal de Vilamartín  aprobó los presupuestos municipales de 2017 en un pleno sin precedentes al que no acudió ni un solo miembro de los grupos de la oposición (PP y Alternativa dos Veciños de Vilamartín, si bien en este último grupo la ausencia estuvo justificada debido a que José Pinto se hallaba en Barcelona). Los presupuestos  prosperaron así con los votos del grupo de gobierno socialista.

Esta circunstancia llevó al alcalde, Enrique Álvarez Barreiro, a solicitar a los vecinos que acudieron a la sesión a que ejerciesen la labor de oposición, de modo que les dejó intervenir una vez aprobados, momento en el que fueron proyectadas imágenes sobre una pantalla a las que puso voz el regidor para explicar el contenido de las cifras y, al mismo tiempo, hacer balance de las obras ejecutadas con las cuentas del año pasado.

El presupuesto de 2017 de Vilamartín asciende a 1.539.130 euros, frente a 1.540. 354 euros del año pasado. Una de las novedades es que fija un sueldo por dedicación exclusiva para el alcalde, que ya se dedicaba en cuerpo y alma al municipio sin cobrar. Serán 1.600 euros al mes. Eso sí,  el regidor dijo que si los vecinos consideran que su trabajo no está a la altura de las expectativas, él mismo renunciará al puesto. 

Proyector para explicar los presupuestos

 

El alcalde puso por delante que los presupuestos son el reflejo de los principios del grupo de gobierno: realistas y prudentes.  Destacó que los presupuestos son de los vecinos, que el grupo de gobierno sólo los gestiona. Y fue el edil Pablo Deramond el que aclaró que gran parte del montante está comprometido en gastos fijos de modo que el margen de maniobra del alcalde es de poco más de 300.000 euros.

El regidor recordó que “cuando entramos a gobernar, en el mes de junio de 2015 empezamos a funcionar con los presupuestos prorrogados del año 2014.  Tuvimos que elaborar los presupuestos del 2015  con todo el presupuesto ya gastado y con una deuda heredada de  casi 900.000 euros, de la que ahora sólo quedan 400.000 pendientes”.

Álvarez Barreiro detalló que gracias a la austeridad y con la colaboración de muchos voluntarios _a los que agradeció su labor, citando como ejemplo a un vecino de Correxais que limpia por su cuenta para colaborar_  “logramos acabar el año con buenos resultados y pagamos buena parte de la deuda aún cuando tenemos pendientes otras”.

Presupuestos 2017 presentación

 

El alcalde explicó que “si el año pasado dedicamos 1 de cada 4 euros a pagar la deuda que nos dejaron _en alusión al anterior gobierno del PP-, este año el pago de la deuda no llega  a ocupar  10%  del presupuesto, lo que nos da una margen mayor de movimiento”.

En cuanto a inversiones, el alcalde de Vilamartín dijo que este año se va a destinar el esfuerzo a las obras que no se ven, concretamente la renovación de redes de agua y saneamiento, en la actualidad de fibrocemento en muchos puntos, siendo la principal reforma en el barrio de A Rodeleira.

Otra de las prioridades será el Camino de Invierno y luchar para que se dedique el Día Das Letras Galegas a Florencio Delgado Gurriarán.

 No obstante, también se acometerá una mejora de vías públicas, se aumenta el gasto social y se potencia las actividades deportivas para niños. Y se reduce en festejos, siguiendo la línea del presupuesto anterior.

Por su parte, Pablo Deramond apuntó un dato curioso en cuanto a la agilidad de pagos por parte del Concello: “el período medio de pago anual es de 10,62 días desde que se ingresa la factura, un dato muy bueno que convierte al Ayuntamiento de Vilamartín en modelo a seguir”.

Público