• La Mascarada Ibérica volvió a ser un escaparate extraordinario de la riqueza y diversidad cultural

La IV Mascarada Ibérica en Viana do Bolo y Vilariño de Conso fue un escaparate extraordinario de la riqueza cultural de las máscaras más ancestrales de Galicia, de otros puntos de España y Portugal. Fue  una explosión de colorido, formas y movimiento,  que cautivó a los presentes. Cada una de las máscaras interactuó con el público, unas con látigos, otras con palos, otras con tenazas e incluso con propia fisonomía. Cada máscara escenificó sus peculiares saltos, movimientos y carreras despertando la curiosidad y el asombro de los presentes.

El sonido de los bombos de los “fulións”,  el de las “chocas” de los cigarróns; las muecas de los Caretos de Lazarim,  la peculiaridad de la Vijanera de Silio (Cantabria)… Ninguna de las máscaras fue indiferente al público, cada uno brilló con fuerza y personalidad propia mostrando que la riqueza está en la diversidad, si bien también unidas todas ellas por elementos comunes.

Y allí estuvieron los “Boteiros” de Viana do Bolo y los de Vilariño de Conso;  los “Vellarróns” de Riós; los “Cigarróns” de Verín y las “Pantallas” de Xinzo, estos dos presentes por primera vez; los “Vergalleiros” de Sarreaus; As Madamitas de Entrimo, los Galos de San Pedro (Mezquita); las Bonitas de Sande; los Troiteiros de Bande; los Felos de Maceda; Os Peliqueiros y o Parranfón de Campobecerros; el Toro e Xigante de Celavente; el Fulión A Mourela para Acá, de Manzaneda; el Fulión de Buxán, de O Bolo; los Fulións Rurais, As Carrelas, Alternativo y Cabo da Vila, de Viana; la Asociación Xuntos polo Fulión y Fulión de Mormentelos, ambos de Vilariño de Conso.

Tampoco faltaron Los Merdeiros de Vigo, los Xenerais do Ulla (A Coruña); el Atenazador de San Vicente de la Cabeza, la Talanquera y Visparra de San Martín de Castañeda, ambas de la provincia de Zamora; Antruejo de Carrizo de la Ribera, de León; Diablos y Mascaritas de Luzom, de Guadalajara; los Sidros de Valdesoto (Asturias); la Vijanera de Silio,  y Zamarrones de los Carabeos, y Antruido Pare, de Piasca, todos ellos de Cantabria; Farandulo de Tó, Velho Chocalheiro del Vale de Porco, Careto de Valverde, Chocaleiro de Bemposta; Velos de Bruçó, Caretos de Parada y Caretos de Lazarím, todos ellos de Portugal.

La mascarada fue todo un éxito.

  • Galería de imágenes:

Antes de desfilar

Atenazador de San Vicente de la Cabeza, Zamora

Boteiro de Viana espectacular

Boteiro de Vilariño de Conso

Careto de Lazarim

Careto de Valverde

Caretos de Lazarim

Cigarrón de Verín

Cigarróns por primera vez en la Mascarada

De León

De León

De Portugal

Fulión de Viana

Fulión

Galos de San Pedro

La vijanera de Silió

Los Sidros de Valdesoto

Mascaritas de Luzón, Guadalajara

Otra máscara

Pantalla de Xinzo de Limia

Peliqueiro de Campobecerros

Tres participantes

Un momento del desfile

Vellarrón de Riós

Vergalleiros de Sarreaus