• Un proyecto de éxito que tendrá continuidad como revista cultural con espacio para otras disciplinas y que pueda servir también de catálogo de lo que se hace en lugares vecinos como El Bierzo o Ribeira Sacra
  • “Versión Valdeorras será una de esas cosas que no olvidaré de este tiempo”, Cristina de la Torre

Cristina de la Torre

 

Versión Valdeorras fue creada por la ruesa Cristina de la Torre, con la complicidad activa de cineastas como Ignacio Vilar, Domingo D. Docampo, Ana Domínguez, Xosé González y Felipe Rodríguez. La programación, que partía con 12 películas grabadas en la comarca para ver en confinamiento hasta el 26 de abril, se prorrogó el pasado fin de semana y este que cierra la programación con dos documentales, “A familia Ruada, 25 anos na escea”, de Cristian Vázquez y “Na procura do noso pasado romano”, dos IES Lauro Olmo do Barco e Cosme López da Rúa.

Hablamos con Cristina de la Torre para hacer balance del éxito cosechado. 

Versión Valdeorras, con programación para 3 semanas, sigue. ¿Qué os ha llevado a prorrogar proyecciones?

La cantidad de visualizaciones que tuvieron las películas que superó las cinco mil y también la comunidad que se ha ido creando en las redes sociales de gente muy interesada en conocer más de Valdeorras.

 

“…un par de mensajes de texto y todo el mundo quiso participar ofreciendo más de lo que en un principio me podía imaginar”

 

¿Ha sido complicado contactar con directores y/o productoras para que participaran en los coloquios y conseguir las autorizaciones para poder ver en abierto sus obras audiovisuales?

Ha sido muy fácil. Básicamente un par de mensajes de texto y todo el mundo quiso participar ofreciendo más de lo que en un principio me podía imaginar. Por eso el proyecto creció tanto y decidimos hacer los coloquios por ejemplo, que también tienen bastante seguimiento. Mi experiencia es que la gente de la cultura sabe cuándo tiene que compartir y sumar, y esta situación era uno de esos momentos. A partir de ahora seguiremos construyendo juntos.

 

¿Balance positivo, pues, de esta aventura?

Más que positivo, emocionante. Versión Valdeorras será una de esas cosas que no olvidaré de este tiempo. He pasado ratos muy buenos hablando con compañeros y amigos que hacía tiempo que no contactaba, en los coloquios hubo una energía muy chula y disfrutamos cada minuto, olvidando que estábamos encerrados en casa y el drama que había alrededor. No hemos querido olvidarlo, sino simplemente ofrecer algo a la gente para que pusiera la cabeza en otra cosa. Nosotros lo hicimos, y nos consta, que alguna gente ponía los coloquios en directo para descansar de los informativos un rato.

 

“Versión Valdeorras será una de esas cosas que no olvidaré de este tiempo”

 

¿Éxito de participación en el seguimiento de los coloquios y en las visualizaciones de películas? 

Hubo películas como “Santoalla” y “O desafío do Sil” que alcanzaron 1.500 visualizaciones en las 48 horas que estuvieron en abierto. Me parece una pasada! Así que una de dos, o la gente estaba muy aburrida, que puede ser, o hay ‘hambre’ de estas historias próximas y contadas con calidad cinematográfica. Por eso creamos un canal de visionado bajo demanda para que puedan seguir viéndolas en línea pagando 3 euros, que es la mitad de una entrada de cine. Del resto, nos ha sorprendido por ejemplo “Apartado 12”, con casi 500 visualizaciones siendo una historia del 2006, pero que aguanta muy bien el paso del tiempo.

En cuanto a los coloquios pues depende mucho de quien salía y de la presencia en redes. El de “Un bosque de música”, con Ignacio Vilar, el director, y Bieito Romero, de Luar na Lubre, tiene casi cinco mil reproducciones, pero es que tanto Vilar como Bieito tienen una comunidad muy grande en las redes sociales. En todo caso, para mí lo más importante, aunque nos hubieran visto cuatro, es que lo hicimos y comenzamos a tejer una red muy interesante de gente implicada en la cultura en Valdeorras.

 

¿Versión Valdeorras se ‘autodestruirá’ habiendo cumplido su objetivo, o ‘sobrevivirá’ como plataforma cultural?

Sigo sigo, para pararme a mí cuando un proyecto me atrapa hay que poner unas cuantas cuarentenas más (risas).

Este es el quinto fin de semana con formato de festival audiovisual y a partir del lunes iremos cambiando hacia una revista cultural online para tratar más sectores como la música, la divulgación histórica, las artes plásticas, etcétera. La idea es publicar uno o dos temas cada fin de semana, manteniendo los coloquios que me sirven para ‘amainar’ la pasión periodística, que también padezco. En los próximos días tengo que bajar un poco el ritmo para reactivar otros proyectos que se pararon con la alarma sanitaria pero cuento con tener algo ya para el próximo fin de semana. Se trata de ir creciendo juntos, el público, el sector y yo, en medio, como puente.

 

“…a partir del lunes iremos cambiando hacia una revista cultural online para tratar más sectores como la música, la divulgación histórica, las artes plásticas”

 

¿Habéis contado con patrocinios o ayudas económicas, tanto privadas como públicas, para impulsar y financiar este interesante proyecto?

Pues mira, cuando comencé lo único que me preocupaba era pagar el alojamiento web y tal, pensaba que esto sería mucho más sencillo, así que contacté con un amigo que trabaja en Sered, en la Rúa, para que nos patrocinaran el alojamiento y el dominio y lo hicieron encantados. Después, la generosidad de las productoras, de la TVG y de los directores cediendo las pelis que programamos, el resto fue tiempo y exprimir los equipos que tengo en casa. En la difusión del proyecto también colaboró conmigo Promecom, una empresa de medios de la que soy colaboradora esporádica. Y ya al final, la concellería de cultura de A Rúa nos ofreció ayuda para contratar el servicio de video bajo demanda, lo cual también agradezco. Y hasta aquí, pero vaya, que si el proyecto crece espero que también lleguen los apoyos, tanto públicos como de mecenazgo. Habrá que llamar a algunas puertas (risas).