• Las tormentas obligaron a extremar la precaución en la A-52, anegaron bajos de casas  y obligaron a intervenir a los bomberos en A Rúa

Granizada sobre la autovía A-52

 

Después de meses de sequía, la tarde del domingo deparó agua a raudales. Eso sí, lo hizo en forma de fuertes tormentas que provocaron algunos problemas, anegando casas en pueblos de la provincia de Ourense, entre ellas A Rúa, localidad en la que los Bomberos tuvieron que achicar el agua de bajos de algunas casas.

Granizo acumulado en un cierre de una casa en A Rúa

 

En la autovía Rías Baixas (A-52), a su paso por el entorno de la comarca de Verín y A Gudiña, algunos vehículos se vieron obligados a refugiarse en el arcén bajo un viaducto para evitar las consecuencias de la fuerte granizada.

Coches refugiados en el arcén, bajo un puente en la A-52

 

El pedrisco vuelve a ocasionar daños, en esta ocasión las uvas de los viñedos que, precisamente estos días ya se están recogiendo con motivo del inicio de las vendimias.

A-52 teñida de blanco

 

En la jornada de hoy seguirán produciéndose tormentas.

Granizo en Valdeorras

Restos de la granizada sobre el suelo