• Coches atrapados por el agua, bajos anegados y algún colector roto fueron algunas de las incidencias de la tormenta

Un coche atrapado bajo el puente de Veigamuiños

 

Primero fueron las heladas. Y ahora, las tormentas. La que cayó en O Barco de Valdeorras, con una gran “explosión” de truenos y rayos, desbordó por completo la villa, que en un par de horas quedó inundada en los accesos de Veigamuiños, A Proba y la Avenida del Bierzo.

Riada en la Avenida del Bierzo de O Barco

 

Coches atrapados por el agua, bajos anegados y algún colector roto fueron algunas de las múltiples incidencias que se desataron en la localidad como consecuencia de la tromba de agua. Los servicios de Emergencias no dieron abasto para poner orden al caos generado.

PIscina formada en el acceso hacia Veigamuiños

 

En otras localidades de la comarca, como el municipio de Vilamartín, cayó granizo, concretamente en Córgomo,  donde se dejó ver sobre viñedos. Una vez más, agricultores y viticultores mostraron su disgusto por el impacto del pedrisco sobre el campo.

Manto de granizo en Córgomo (Vilamartín)

 

Vídeos y fotografías realizadas por los vecinos fueron extendidas por las redes sociales para mostrar el impacto de la gran tormenta.

Bajo el puente en el acceso hacia Veigamuiños