• Ocurrió entre el término de Riós y As Estivadas, en la provincia de Ourense, y el conductor tiene 80 años

 

Sobre las 20:00 horas del día 18 de febrero, la Central Operativa del Subsector de Tráfico de Ourense, recibió un comunicado del Centro de Atención de Emerxencias de Galicia, CAE-112, informando de que habían recibido varias llamadas telefónicas de conductores que se encontraban circulando por los carriles que se dirigen hacia Benavente de la Autovía Das Rías Baixas (A-52), concretamente a la altura de la localidad de Rios (Ourense), alertando de la presencia de un turismo circulando en sentido contrario al estipulado. Sin demora se activó el protocolo establecido por la Dirección General de Tráfico para estos casos, consistente en el inmediato encendido de los paneles luminosos situados sobre los pórticos de las vías desdobladas con la leyenda: “Vehículo en sentido contrario. Extremen precaución” y la movilización urgente de todas las patrullas que se encontrasen en la zona. Como resultado de la intervención conjunta y coordinada, tanto de las patrullas de Tráfico como de las de Seguridad Ciudadana, siendo las 20:15 horas se consiguió interceptar y detener la marcha de un Renault Megane en el punto kilométrico 172, a la altura de As Estivadas (Cualedro), después de haber recorrido más de 30 kilómetros en sentido contrario.

Los agentes de Tráfico identificaron al conductor, un varón de 80 años que responde a las iniciales S.B.C., vecino de Trasmiras, el cual hizo saber a los agentes que intervenían de que estaba convencido que era él el que circulaba correctamente. Ante esta situación los agentes decidieron retirar el vehículo de la autovía y trasladarlo hasta la explanada de un restaurante próximo, y desde allí se pusieron en contacto con un hijo del conductor, para que se desplazase hasta ese lugar para hacerse cargo tanto de su padre como del vehículo. Esta incidencia no puede calificarse como “kamikaz”, puesto que la entrada y la posterior circulación en sentido contrario, obedecieron más a un déficit de atención y desorientación del conductor que a una actitud consciente y deliberada. Por estos hechos se ha formulado la correspondiente denuncia administrativa y se ha propuesto a esta persona para un reconocimiento psicotécnico extraordinario por una posible pérdida de las aptitudes psicofísicas que son requeridas para la conducción de vehículos a motor. Desde el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense se hace un llamamiento para que todas aquellas personas que tengan conocimiento o desconfíen de que algún familiar suyo haya podido haber perdido las facultades para la conducción, informen oportunamente a las autoridades de Tráfico, y de ese modo se podrá evitar situaciones como la descrita, con el consiguiente peligro tanto para el propio conductor como para los demás usuarios que circulan por las vías públicas.