• Uno de los conductores dio positivo en alcohol y en el test de drogas en un total de hasta cuatro sustancias diferentes
Un control de la Guardia Civil

Un control de la Guardia Civil

La Guardia Civil de Tráfico estableció un operativo de control durante las Festas do Boi de Allariz el pasado fin de semana que se cerró con el control un total de 1.251 conductores  de los que 31 dieron positivo en alcohol y 7, en drogas.  De todos ellos, 5 pasaron a disposición  judicial por haber superado la tasa máxima establecida para la conducción de vehículos a motor para ilícitos penales.

Cabe reseñar que la tasa máxima detectada durante el citado control fue de 0,79 miligramos de alcohol por litro de aire expirado.

Como dato anecdótico, la Guardia Civil puso de relieve el caso de un conductor que, tras arrojar positivo en las pruebas de alcohol, dio además positivo en el test de detección de drogas en un total de cuatro sustancias diferentes.

La gran afluencia de vehículos que generó la Festa do Boi de Allariz fue lo que llevó a la Guardia Civil de Tráfico a montar un dispositivo especial para “garantizar la fluidez y seguridad en las carreteras”,  apuntaron fuentes de Tráfico, estableciendo diversos puntos de control de alcohol y drogas en su constante preocupación por atajar la siniestralidad en las carreteras.

Un control de Tráfico en Valdeorras

Un control de Tráfico en Valdeorras