Trabajos de regeneración en más de 200 hectáreas afectadas por los fuegos en la provincia de Ourense

  • Para evitar la erosión del suelo y recuperar su potencial forestal
    • El conselleiro del Medio Rural supervisó las labores de helimulching desarrollados en Lobios y los de mulching manual, en Verín
  • Destacó que se está trabajando para revertir los daños ocasionados en áreas de gran interés por su valor ecológico, paisajístico y natural como son el Macizo Central o el Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés
  • Entre las distintas acciones programadas, destacan los trabajos de mulching manual y helimulching para crear una cubierta protectora del suelo y evitar la escorrentía superficial y la erosión

 

El conselleiro del Medio Rural, José González, se desplazó esta mañana a los ayuntamientos de Lobios y Verín para conocer de primera mano los trabajos que se están realizando para recuperar de forma integral el ecosistema afectado por los incendios forestales del pasado mes de septiembre. En este sentido, José González destacó que se está actuando en algo más de 200 hectáreas de la provincia de Ourense, en distintas áreas de los municipios de Lobios y Verín, pero también de Monterrei, Cualedro, Vilar de Barrio, Vilariño de Conso y Manzaneda.

Durante su recorrido -en el que estuvo acompañado por el delegado territorial de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén, por el director general de Defensa del Monte, Tomás Fernández-Couto, y por Cristina Fernández Filgueira, técnica del Centro de Investigación Forestal de Lourizán- el conselleiro destacó que la Xunta está trabajando desde el primer momento para revertir los daños ocasionados en áreas de gran interés por su valor ecológico, paisajístico y natural como son el Macizo Central o el Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés.

Más de 200 hectáreas de actuación

José González explicó que de las más de 200 hectáreas a tratar, la mayor parte -más de 82- se sitúan en Vilariño de Conso, para paliar los efectos del fuego que se había iniciado en septiembre en la parroquia de Sabuguido. Le siguen las casi 81 ha en las que ya se está actuando en Lobios, por el incendio que comenzó en Río Caldo, también en septiembre. En ambos casos, subrayó el conselleiro, se llevarán a cabo trabajos de helimulching -dada la imposibilidad de llegar la estas zonas a pie-, al igual que en las parroquias de Cernado (Manzaneda) -donde se actuará en más de 16 ha- y de Rebordechao (Vilar de Barrio), donde se contemplan labores en un total de 10 ha.

En este sentido, recordó que esta técnica permite crear una cubierta protectora del suelo empleando para eso materiales como la paja de cereales (de trigo, de cebada o de centeno habitualmente), con el fin de evitar la escorrentía superficial y la erosión. Estos trabajos se llevan a cabo con un helicóptero -helimulching- en las zonas de más pendiente, como es el caso de Lobios, y de forma manual -mulching- en las áreas accesibles a pie. De este modo, el conselleiro recalcó que también empezaron los trabajos de mulching manual en las parroquias de San Millao y Montes (Cualedro) -para actuar en casi 12 hectáreas- y de Queirugás (Verín) -con otras 12 ha de tareas-, al igual que se hará en Flariz (Monterrei), donde se desarrollarán trabajos en más de 6 ha.

En esta línea, José González insistió en que todos estos trabajos de consolidación del suelo y de recuperación de los terrenos quemados se llevan a cabo siguiendo siempre las directrices de los técnicos especialistas del Centro de Investigación Forestal de Lourizán, que acumulan una larga experiencia en la materia y que evaluaron uno a uno los fuegos registrados en septiembre, para evaluar la situación de los suelos.

Además, matizó el conselleiro, en áreas como la del Parque Nacional Baixa Limia-Serra do Xurés, se reforzó esta protección a través de una colaboración con la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda para la constitución de una comisión de trabajo conjunta con el fin de poner en marcha un plan de regeneración específico para las zonas del parque más afectadas por los incendios. En este sentido, dicho plan contempla actuaciones inmediatas como los trabajos que se están llevando a cabo ahora, pero también otras a medio y largo plazo para propiciar la regeneración natural de estas zonas y el control sobre la aparición de especies exóticas invasoras.

Por último, José González también agradeció la labor de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, que está colaborando en el ayuntamiento de Lobios para -dentro de sus competencias- minimizar o paliar el daño ambiental que puede causar la llegada de escorrentías con cenizas a los ríos y riachuelos, así como para reducir los riesgos de inundación en las poblaciones existentes en la zona.