• Actúa en la Sala Baranda de O Barco el viernes a partir de las 23,30 horas

Tarci Ávila y Nacho Dafonte

 

Tarci Ávila y Nacho Dafonte son Presumido, una banda de pop electrónico calificada por los grandes críticos de la música como “banda revelación del año”. Pero Presumido es mucho más. Es un grupo de sello inconfundible, que apuesta por la innovación, con una identidad muy definida y una personalidad tan propia que cada uno de sus espectáculos se traduce en arte y artesanía. Porque Presumido crea sus propios instrumentos, sonidos, luces e indumentaria dando como resultado una creación diferente de cada espectáculo.

El viernes 20 de abril, Presumido actúa en la sala Baranda de O Barco, localidad natal de uno de sus dos miembros, Tarci Ávila, donde acercará por primera vez su ya conocido disco “Vendetta”. Será a partir de las 23,30 horas. Las entradas están a la venta en Ton y Son de O Barco, con un precio asequible para todos los bolsillos, 5 euros de venta anticipada y 8 en taquilla.

Vendetta es su primer disco

 

Presumido se hizo a sí mismo tomando referencias de grupos como Depeche Mode o Kraftwerk y otros más actuales como M83, Moderat, Daft Punk, además de artistas electrónicos. Pero hoy ya tiene su propio estilo y personalidad, convirtiéndose a su vez en un referente que rompe moldes.

Entradas para el concierto en O Barco

 

Es la primera vez que Presumido tocará su “Vendetta” en O Barco, tu tierra natal

Sí. Es la primera vez que tocamos Vendetta en O Barco desde que salió el disco, el 20 de enero del año pasado, y llevamos como sorpresa tres o cuatro temas nuevos.

 

¿Cómo defines el estilo de Presumido?, se dice que sois “unos Depeche Mode en castellano”

Es pop electrónico, pero un pop electrónico que nunca se ha hecho en España, aunque sí en países anglosajones. Aquí se ha utilizado ese estile musical en cosas más orientadas a la fiesta, al baile, más “superficiales” -y lo digo con todo el cariño-, como se puede ver en grupos como Alaska y OBK, entre otros. Nosotros hemos llevado el pop electrónico a un nivel de matices, dinámica y de detalles que no tiene precedentes en España.

 

Presumido es sinónimo de creación, arte, pues  hasta hacéis vuestros propios instrumentos, toda una “artesanía digital”

Sí. La batería de Nacho Dafonte era una batería estándar, pero la hemos convertido en una batería electrónica sin comprar componentes electrónicos de serie, sino que la hemos confeccionado nosotros. Es un instrumento que a la vista parece normal, pero no tiene nada que ver con una convencional pues sólo suena si la enchufas. Está hecha a medida para Presumido.  Pero hemos dado un paso más adelante en cuanto a “artesanía 2.0” y  hemos creado nuestros propios controladores, que usamos con tablet y  móvil. Es decir, con unos programas de ordenador hacemos controladores que nos sirven para manejar las luces del escenario e, incluso, nos valen para tocar los instrumentos a distancia, de forma remota, de modo que eso nos permite incluso tocar, algunas partes del concierto, fuera del escenario. Es “artesanía informática”. El sistema de luces también es artesano, lo hicimos con sistemas de uso doméstico como lámparas para crear un espectáculo visual que siempre va sincronizado con la música.

 

Presumido triunfa, suena su nombre y hace conciertos por toda la geografía española, ¿es el momento de esta banda?

Están sucediendo las cosas como habíamos planeado. Me refiero a que cuando montamos Presumido tuvimos muy claro  que teníamos que aplicar esa filosofía de “vísteme despacio que tengo prisa”, dar pasos lentos pero seguros. No queríamos quemarnos, tocar por tocar. Puede dar la impresión de que hacemos muchos conciertos, pero realmente estamos tocando menos de lo que podríamos tocar. Eso sí, todo ello en favor de poder hacer cada concierto de forma especial. De este modo, una persona que nos vea en una ciudad puede gozar de la misma calidad que otra que nos vea en Baranda, en O Barco, por ejemplo.

 

¿Qué destacas de este año?

Lo más destacable este año ha sido la repercusión que ha tenido el disco Vendetta en medios especializados y generales. Y esto forma parte de nuestra estrategia. Nuestra idea con Presumido, primero, era llegar a los críticos, a los eruditos en este mundo de la música y, a partir de ahí, que gotease al público. Y lo estamos consiguiendo tal cual.

 

Las críticas sobre Presumido son excelentes

Hemos sido número 1 en Mondo Sonoro de Galicia y Castilla y León; de los tres mejores discos para la Voz de Galicia y en Spotify, llegamos a ser  grupo viral, alcanzando los primeros puestos durante varios días. Además, los tres críticos  de la música gallegos con más peso, concretamente Nonito Pereira, Xavier Valiño y Javier Becerra  han colocado a Vendetta como uno de los mejores discos del año.  Estamos muy satisfechos con ello. Esa es la base de nuestro proyecto.

 

¿Qué crees que es lo que más engancha al público de Presumido?

No tengo ninguna duda. El público es unánime y todos al terminar un concierto dicen: “no he visto nada igual”. Y esto es nuestro sello de identidad. La primera impresión es un impacto novedoso. Y a partir de ahí se puede matizar si ha gustado más o menos, pues cada persona tiene un gusto diferente.

 

El espectáculo de Presumido es diferente…

Sí, todo el conjunto. Cuidamos todos los detalles, nuestra forma de vestir, decoración, luz… Todo es fresco y novedoso, yo diría sin precedentes. Creemos que esa es nuestra mayor baza, para bien o para mal. Lo digo porque la industria está bastante estancada. Recientemente, hablaba con una persona que vende giras de los grandes músicos en España y me decía que, ahora mismo, los promotores de eventos sólo están apostando por viejas glorias venidas un poco a menos, gente que triunfó en los años 80 y 90, que conoce todo el mundo. Y nosotros estamos apostando por todo lo contrario, por hacer algo  totalmente novedoso. Somos conscientes, pero para nada nos quita el ánimo.

Presumido

 

¿Quieres decir que se da menos oportunidades a nuevos grupos y que está de moda lo antiguo?

Estamos en una época conservadora en España, en lo que a gustos se refiere. Todo lo que suena nuevo o diferente genera desconfianza. Lógicamente, la desconfianza se va superando. Pero, como anécdota, puedo citar un estudio de dos musicólogos de la Universidad de Oviedo que demuestra que la percepción auditiva musical se ha perdido en las personas en los últimos 15 años. Ellos lo explican argumentando que hubo una regeneración musical, ritmos y matices, timbres, que se estancó a partir del año 2000. Se ha logotomizado esta percepción musical.

 

¿Y ello por qué?

Por una falta de estímulos nuevos, nuevos sonidos, matices, timbres. El cerebro, permanece en una zona de confort y es reacio a lo nuevo. Es muy curioso. Yo lo he vivido con Presumido. Nos decían las discográficas que les encantaba nuestro trabajo pero que era muy novedoso, que iba a costar sacarlo y que no iba a funcionar entre el público pues suponía abrir una brecha. Pero lejos de desanimarnos, nos motivó aún más. Si hay algo bonito en este mundo es ser genuino.

 

¿Las entradas para acudir al concierto de O Barco llevan impresas la Última Cena de Da Vinci ?

Tenemos un proyecto fotopictórico en el que hemos recreado 10 cuadros que tienen un valor para nosotros como, por ejemplo, La Última Cena de Da Vinci, y American Ghotic (que es la portada de nuestro disco). A nivel promocional las vamos utilizando. Para las entradas de O Barco,  La Última Cena se adaptaba muy bien, de modo que la entrada es una recreación fotográfica de la misma, en la que estamos Nacho y yo.

 

Los vídeos, fotos, todo en Vendetta es en blanco y negro, ¿por qué?

Nos gusta la elegancia y sobriedad del blanco y negro. Además, nos parece que era algo acorde con Vendetta, muy oscuro. Pero estamos a punto de dar el paso al color, de hecho ya hemos empezado sesiones de fotografía la semana pasada. Eso sí, queremos seguir siendo oscuros pero en color.

 

¿La oscuridad en qué sentido?

Vendetta es un disco que habla de la muerte, es un disco conceptual, una venganza a los sentimientos más comunes que tenemos los seres humanos. La canción “Necrotú y Yo” es una venganza al amor platónico; “DEP”, que es una de mis favoritas, es una venganza a la muerte; “Desde aquí”, venganza al apego… Recoge esa bipolaridad del blanco y negro. Las canciones tratan un tema oscuro, pero siempre con la retranca y esa muletilla final que hace que no sea algo dramático.

 

¿Suma tanto Tarci Ávila como Nacho Dafonte, Dafonte como Ávila. Hacéis las canciones en común?

Cada uno tiene su parcela, la mía es más desde el punto de vista artística y la de Nacho desde el prisma tecnológico, informático y técnico. Compartimos y aprendemos el uno del otro. El resultado es el fruto de dos personalidades diferentes que realizan un trabajo único. Eso da la compatibilidad perfecta.

 

¿Cuál es el proyecto de Presumido, hay  nuevo disco a la venta?

Por canciones, tenemos ya para dos discos. Para el primero teníamos de 100. Tuvimos que hacer una criba de 10 sobre 100. Ahora no tenemos tantas, pero tampoco nos hacen falta porque aquél proceso fue de aprendizaje y búsqueda de estilo y personalidad. Además, vamos a sacar de forma inminente nuevas canciones a modo de singles. Y el año que viene nuevo disco. En cuanto a giras, las tenemos programada para este verano, pero aún no puedo adelantar las localidades. Y estamos trabajando en el proyecto “Silencio bombillas”, conciertos sin contaminación acústica en espacios artísticos.

Banda Presumido