• Las altas temperaturas están complicando la extinción del fuego

Los incendios han teñido de negro esta semana en la provincia de Ourense, donde han ardido más de 1.000 hectáreas, y en La Cabrera (León), donde se estiman unas 5.800 hectáreas quemadas. 

El fuego alcanzó en las últimas hora a Chandrexa de Queixa (más de 300 hectáreas),  Castro Caldelas (250 hectáreas), Monterrei-Infesta (350 hectáreas), A Proba de Trives (más de 20 hectáreas) y Montederramo (13,55 hectáreas).

Además, esta semana el municipio de Celanova, concretamente en Amoroce,  registró un grave incendio que obligó a desalojar viviendas y que calcinó una granja, animales y un vehículo. También el fuego se cebó con el municipio de Rubiá, en el entorno de Quereño, donde llegó a arder un vehículo motobomba.

Las altas temperaturas están complicando la extinción del fuego, ya que en la provincia de Ourense rebasaron los 40 grados esta semana.

Ayer, la delegada de la Xunta en OurenseMarisol Díaz Mouteira, defendió el buen funcionamiento del dispositivo de lucha contra incendios forestales e incidió en la colaboración ciudadana. Solicitó calma y prudencia para no generar alarma social e instó a combatir y denunciar a los incendiarios.

Lo mismo sucede en la vecina comarca leonesa de La Cabrera, donde las llamas arrasan unas 5.800 hectáreas correspondientes a poblaciones de Truchas y Encinedo, obligando a evacuar a vecinos al aproximarse hasta las casas. En este incendio han trabajado más de 300 personas y 100 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, junto con quince medios aéreos, entre otros.

En la misma línea que Mouteira, el Presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, instó en “perseguir a los criminales” en su visita a La Cabrera.

 

  • Muestra en intantáneas de una semana negra:

En A Cova, en Proba de Trives

En Celanova extinguiendo e fuego que alcanzó una granja

En Celanova

En el municipio de Trives

En Trives

Vehículo calcinado en el municipio de Celanova

La Cabrera