Sector del vino en Galicia, efecto tractor en la economía del rural

  • Gabriel Alén señala al sector del vino en Galicia como un sector estratégico que ejerce un efecto tractor en la economía del rural
    • En la clausura de la 9ª edición de Ourense Vinis Terrae
  • El delegado territorial puso en valor líneas de ayuda y programas de apoyo al sector como el Préstamo vendimia o la entrada de los vinos gallegos con denominación de origen en el canal de la alimentación al amparo de la red Mercaproximidade
  • Gabriel Alén subrayó que el sector del vino en Galicia está conformado por más de 10.000 viticultores y más de 450 bodegas, que acercan un valor económico superior a los 230 millones de euros anuales
  • La novena edición de la Ourense Vinis Terrae contó con la participación de importadores y compradores de 25 países y participaron 69 bodegas

 

El delegado territorial de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén, alabó la calidad de los vinos de Galicia, «equiparable a la de cualquiera de las zonas de producción de calidad del mundo, por lo que debemos seguir incidiendo en la apuesta de la denominación por las variedades autóctonas gallegas para elaborar caldos de gran valor como una forma de desarrollo sostenible y de recuperación del medio rural».

Para el delegado territorial, el sector del vino en Galicia es un sector estratégico que además de su efecto tractor en la economía del rural, contribuye a proyectar la mejor imagen de Galicia en el exterior y añade la importancia del enoturismo y el turismo gastronómico como elementos diferenciadores de la oferta turística de Galicia y a su desestacionalización.

Gabriel Alén subrayó que desde la Xunta, «estamos atentos a las particularidades específicas de cada denominación de origen e indicación geográfico protegida, pues -continuó el delegado- el sector del vino en Galicia está conformado por más de 10.000 viticultores y más de 450 bodegas, que acercan un valor económico superior a los 230 millones de euros anuales».

Los datos de participación de esta novena edición convirtieron a Ourense Vinis Terrae en una herramienta de internacionalización al servicio de las pequeñas y medianas empresas gallegas, facilitando la exportación a mercados a los que resultaría más complicado acceder por los canales habituales.

El delegado territorial puso en valor líneas de ayuda y programas de apoyo al sector como el Préstamo vendimia o la entrada de los vinos gallegos con denominación de origen en el canal de la alimentación al amparo de la red Mercaproximidade, debido al cierre de la hostelería por la pandemia de la covid-19, reforzó su potencial de comercialización. Una afirmación que viene apoyada por el aumento en más de un 20% en el consumo de vinos de las DOP gallegas en este canal y que sus ventas subieron en casi todos los territorios del Estado.

La novena edición de la Ourense Vinis Terrae contó con la participación de importadores y compradores de 25 países y participaron 69 bodegas adscritas a las cinco Denominaciones de Origen presentes, el Consejo Regulador de Licores Aguardientes de Galicia y a las Indicaciones Geográficas Protegidas de Vinos de Galicia como Val do Miño, Barbanza e Iria, y Ribeiras do Morrazo.