• Entrevistamos a  Sara Fernández, Presidenta de Semente Monforte
    • En 2020 los premios pasan a llamarse Semente Ribeira Sacra y llegan a su sexta edición
    • Sara nos cuenta los inicios, la historia y el trabajo de la Asociación así como el objetivo de los premios

En el 2014, la raíz del premio de la Lotería del Niño en Monforte, un grupo de voluntarios y agraciados con el premio, tomaron la iniciativa de que esa suerte revirtiera en Monforte y su entorno, y crearon la Asociación Semente Monforte que puso en marcha el Concurso de Proyectos Empresariales Semente Monforte. En este 2020 la iniciativa adquiere una nueva dimensión y pasa a llamarse Semente Ribeira Sacra.

 

Desde el principio, la Presidenta de la Asociación Semente Monforte es Sara Fernández. ¿Cómo recuerdas los inicios?

Me llaman para colaborar en este proyecto. Todo comenzó por la lotería y hablamos de hacer sonreír a familias de Monforte. Al principio pensábamos en ayudar a familias sin recursos, familias desestructuradas, niños que no podían estudiar por falta de medios… Pero este primer enfoque no funcionó.

Una de las empresas colaboradoras propuso reorientar para ayudar a personas emprendedoras que tuvieran una idea y quisieran poder llevarla a la práctica. El nuevo planteamiento funcionó y ya vamos por el VI Concurso de Proyectos Empresariales Semente Ribeira Sacra.

Al principio la iniciativa se centraba en Monforte y comarca, ahora ya abarca toda la Ribeira Sacra y se abre a todo el mundo.

Comenzaba más orientado a Monforte, pero enseguida se abrió al proyecto que hay hoy, un proyecto de innovación. Poco a poco entraron a colaborar con el Concurso empresas que no eran locales y que tenían una visión bastante distinta a lo que nosotros pensábamos. Ellos nos hicieron ver que había que extenderlo, se priorizaba la comarca y después la Ribeira Sacra. A alguna gente no le gustó que nos abriésemos, pero no nos podíamos arriesgar a que esto no tuviese proyección y durara poco. Limitándonos a Monforte, habría pocos proyectos, esto nos lo hicieron ver las empresas. Ahora puede participar la persona que quiera, sea de donde sea.

 

¿Quién integra hoy la Asociación Semente Monforte?

Se sumó la Diputación de Ourense y estamos con la ilusión de que se una la Diputación de Lugo. Además del ayuntamiento de Monforte, se sumaron los ayuntamientos de Chantada, O Saviñao, Bóveda, A Pobra do Brollón y Pantón. Contamos con empresas importantes que ayudan la que esto se haga realidad. Si no hay patrocinadores no podemos dar 20.000 euros de premios, ni hacer lo que estamos haciendo.

Entre las empresas contamos con Bricoking, Universal Barbosa, CaixaBank, Estrella Galicia, Sicyme, empresa de Monforte que se unió la finales de 2019, y Autocares Sánchez y CT Galega, también de Monforte. Otras empresas colaboradoras son Inberavante, Dimaga, Gadis, Laguna-Borges, Daveiga, Bodegas Rectoral de Amandi, R cable y Pérez Rumbao. Están también con nosotros las 3 Universidades gallegas y el Igape. Aquí estamos muy agradecidos al Conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, porque está muy involucrado con esta iniciativa y participa activamente cuando es la presentación de proyectos.

Otras empresas colaboradoras son Inberavante, Dimaga, Gadis, Laguna-Borges, Daveiga, Bodegas Rectoral de Amandi, R cable y Pérez Rumbao. Están también con nosotros las tres Universidades gallegas y el Igape. Aquí estamos muy agradecidos al Conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, porque está muy involucrado con esta iniciativa y participa activamente cuando es la presentación de proyectos.

 

¿Cuál es la función de la Asociación? ¿En qué consiste todo el trabajo que desarrolla?

Todo el vinculado al Concurso de Proyectos Empresariales. Estamos en todo el proceso, también cuando ya se pusieron a andar. Las empresas se involucran con los proyectos, el Igape asesora, porque empiezas un nuevo proyecto y es difícil poder conseguir una subvención que dé ese empujón; y después las Universidades que vinieron a asesorar y ayudar. El asesoramiento es muy importante. En este punto juega un importante papel el semillero que supone el coworking que se desarrolla en Expolemos. Tener buenos proyectos, asesorados y bien hechos es un plus. Tenemos esa suerte porque lo toman con muchísimo interés y muchos de los proyectos que hoy están funcionando es gracias a ese asesoramiento y esa ayuda.

 

¿Hay un perfil del tipo de gente que presenta sus iniciativas?

Desde la Asociación vamos a las Universidades para presentar el Concurso a los chicos que están en el momento de presentar su proyecto y son muchos los proyectos que salen de las Universidades gallegas. También vamos a los institutos y hace unos años alumnos del IES A Pinguela de Monforte presentaron su proyecto. Tenemos una empresa en Santiago que es un padre y un hijo. La mayoría es gente nueva.

 

Contamos con empresas importantes, organismos, administraciones y mucha implicación que ayudan a que los premios sean una realidad

 

¿Qué tipo de proyectos serían los más interesantes, teniendo en cuenta el momento que vive Ribeira Sacra como candidata a Patrimonio de la Humanidad?

En estos años salieron ideas vinculadas con la despoblación, ganadería, temas ecológicos y de alimentación… No definimos un perfil del tipo de proyecto. Si alguien tiene la suerte de que su idea en lugar de quedar en un cajón puede salir adelante porque la idea es buena, ya está. La mayoría de los proyectos estuvieron relacionados con nuevas tecnologías, pero el año pasado ganó Carlos con su proyecto ecológico de alimentación en la plaza.

 

Hasta el 16 de febrero está abierto el plazo para presentar ideas a través de la web sementeribeirasacra. org. ¿Cuántas ideas se reciben?

El año pasado hubo 87 ideas, solemos rondar esa cantidad, y después se eligen 10. Esos 10 tienen que preparar su proyecto para defenderlo el día de los premios, que este año será el 9 de mayo. Ese día desde las 9.00 de la mañana se reúne el jurado, formado por las empresas y organismos colaboradores, además de dos miembros de la Asociación; para escuchar los proyectos y después deliberar los premios.

Este año se incrementa el importe de los premios, el primer premio son 10.000 euros, el año pasado fueron 8.000. El segundo premio es de 7.000 euros y el tercero de 3.000.

 

De los proyectos desarrollados hasta el momento ¿qué balance hacéis?

La mayor parte de los proyectos eran de gente de la Ribeira Sacra y de Galicia. En Lalín cayó un primer premio. Muchos proyectos que no ganaron se abrieron camino. Hace tres años creo recordar que ganó un proyecto de Alicante.

Estamos trabajando para llegar a toda España y abrirnos al extranjero, tanto a través de la web como en el trabajo de comunicación del Concurso. Estamos haciendo mucho y se está moviendo bien, de ahí que sigamos todos ilusionados.

 

Una vez se haga entrega de los premios, el 9 de mayo, se hace seguimiento de cómo se ejecuta el proyecto

Conocemos como van las cosas y a nivel de asesoramiento, estamos presentes siempre a través del IGAPE y de las Universidades. En la cena donde se entregan los premios vienen los últimos premiados y siempre hay alguien que quiere contar algo. Es una cita muy familiar a la que todos vienen porque quieren y eso se agradece mucho. Encontramos la gente maravillosa en este camino. En el contacto con los premiados, las bases recogen que cualquiera de las empresas premiadas puede acudir a las empresas y organismos colaboradores. Hay comunicación.

 

Seguimos ilusionados, estamos trabajando mucho para llegar a toda España y abrirnos al extranjero