• El “popular” Viso recabó apoyo de los grupos políticos en la Comision de Agricultura

Viso durante su intervención

 

El diputado “popular” ourensano Miguel Ángel Viso instó a los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados en Madrid a seguir trabajando en el desarrollo de las denominaciones de origen del vino, “que constituyen un motor económico, social y de fijación de población en el rural”, dijo. Viso hizo esta afirmación en el transcurso de la presentación de una proposición no de ley en la Comisión de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, de la que es vicepresidente segundo, y en la que consiguió el apoyo de todos los grupos excepto Podemos, que se abstuvo en la votación.

En su intervención, en la que dejó constancia personal de su condición de viticultor, el diputado ourensano tuvo palabras para las cuatro denominaciones de origen existentes en la provincia de Ourense y el complejo momento por lo que atraviesan, después de las heladas de finales de abril. En este sentido recordó que, gracias a los representantes ourensanos en Madrid, el Ministerio de Agricultura está perfecta y continuamente informado de la situación, estudiando el desarrollo de diferentes líneas de apoyo dirigidas al sector.

La proposición no de ley viene a defender a las Denominaciones de Origen como puntos de atracción turística para sus territorios, gracias al auge del enoturismo y el enogastroturismo, como  para la captación de inversiones extranjeras y la internacionalización de sus productos.

Además, afirmó Miguel Ángel Viso,  hay que destacar “la importante función social que cumplen las Denominaciones, contribuyendo a fijar población en los territorios rurales y abriendo oportunidades de trabajo para los jóvenes, sin olvidar la contribución a la riqueza económica, pues los ingresos generados quedan en sus propias zonas, y  la creación de paisajes únicos por las singulares características del cultivo de la vid”.

Viñedo quemado por la helada

 

El vino, insistió el diputado ourensano, “otorga reputación y prestigio histórico determinadas zonas”, poniendo como ejemplo a uno de los primeros indicios de protección geográfica en el derecho español que data de 1564 y hace referencia al vino de Ribadavia.

En la defensa de las Denominaciones de Origen, Viso subrayó también el valor añadido que proporcionan en términos comerciales, “que permite que el producto tenga un mayor valor económico, el reconocimiento de una marca ligada a la calidad tanto dentro del país como en el extranjero y  la reputación no solo de un producto, sino también de su zona”, siempre bajo el control de los Consejos Reguladores.

Según los últimos datos disponibles ofrecidos por Miguel Ángel Viso en la citada Comisión, la comercialización de vino en la campaña 2015/2016 se incrementó un 2,59 % respeto a la campaña anterior, con cerca de 11,9 millones de hectolitros. El comercio interior representa un 58% con casi  6,9 Hl y el comercio exterior, un 42 %, con un volumen de 5 millones. Así, el aumento del comercio interior fue de un 1,12 % y en el comercio exterior del 4,63 %.

Las 69 Denominaciones de Origen de vino en España agrupan a 4.079 bodegas y 123.617 viticultores (propietarios de una explotación agrícola que venden su producción a una bodega).