• “Todavía hay gente que asocia los tatuajes a delincuentes o actos delictivos”
  • El responsable de Calipso Tattoo abrió recientemente un estudio en O Barco de Valdeorras, el tercero después de Valencia y Ponferrada y ya cuenta con lista de espera

Tatuando

 

“El tatuaje es un arte”, dice Raúl Rodríguez Gómez, tatuador de Ponferrada (León), que acaba de abrir un estudio en O Barco de Valdeorras, bautizado como Calipso Tattoo & Piercing. Se trata de su  tercer centro ya que cuenta con otro en Ponferrada y Valencia, ciudad esta última en la que ha pasado buena parte de su vida.

Al llegar a su estudio, situado en la calle Manuel Quiroga,  se percibe una armonía sobre fondo negro, de diseño propio, con detalles y motivos cuidados celosamente que dan el toque de la elegancia hasta a las clásicas calaveras que adornan una de sus paredes; una decoración de la que se ha encargado personalmente este joven profesional, cuya imagen también encaja a la perfección en el conjunto armonioso del negro.  Raúl Rodríguez tatúa pero también lleva tatuados gran parte de los poros de su piel.

Raúl Rodríguez Gómez

 

Su “aterrizaje” en Valdeorras ha calado, hasta el punto que cuenta con lista de espera. La pasión por el tatuaje es cada vez más creciente.

El proceso del tatuaje se inicia con la elaboración del dibujo solicitado por la persona que se va a tatuar y prosigue con la grabación del mismo sobre la epidermis con la aguja de un pequeño torno, todo un arte que exige precisión, concentración y, sobre todo, “mucho pulso”, añade este tatuador.

 

¿Es complicado hacer tatuajes?

Los tatuadores somos como fotocopiadoras. Las imágenes que nos piden  las sabemos copiar en la piel. Pero no por saber dibujar sabes tatuar y no por saber tatuar, sabes dibujar. Para tatuar no es necesario ser un buen dibujante. Lo que hace falta es tener habilidad en las luces y sombras. Y mucho pulso,  porque aquí no hay margen de error, como te equivoques…

Raúl Rodríguez Gómez preparando un tatuaje

 

La profesionalidad es vital en el mundo del tatuaje

Sí. Hay que tener en cuenta que el tatuaje es para toda la vida. La profesionalidad es muy importante. Hay gente que a lo mejor se va a tatuar con un amigo, por amistad,  y no entienden que al tatuador lo aguantas cinco minutos o una hora, cuando el tatuaje lo llevas para toda la vida. Así que mucho cuidado.

 

¿Brindas consejo a las personas que llegan al estudio?

Aconsejo sobre el tipo de tatuaje que tienen que hacerse. Tengo una visión diferente del tatuaje que la gente de la calle. Un cliente ve algo que le gusta y lo quiere, pero a lo mejor la zona en la que lo quiere no es adecuada,  ni el sitio es correcto y a lo mejor eso que piden dentro de unos años se va a ver mal. La experiencia de las personas que están tatuadas lo demuestra.  En Valencia, por ejemplo, hay personas que llevan tatuado todo el cuerpo y saben lo que gusta por un tiempo y lo que no gusta cuando pasa el tiempo. Yo le puedo aconsejar de lo que le va a pasar con el tiempo con determinados tatuajes.

Raúl Rodríguez Gómez en su estudio de O Barco

 

¿Es muy caro?

Puede ir desde 60 euros la hora a 160 euros en España. Depende del rango de los tatuadores, en función de la fama. Pero es cierto que cada tatuaje es distinto, cada uno lleva su tiempo.

¿Qué es lo que más disfrutas del tatuaje, por qué tatuar?

 Me gusta tatuar y me gusta ver a la gente contenta de lo que lleva en la piel.

Momento previo al tatuaje

 

¿El tatuaje es…?

El tatuaje es un arte

¿Y está reconocido como tal?

Reconocido sí, lo que ocurre es que todavía existen prejuicios de la gente, que asocian los tatuajes a las maras, los delincuentes,  con actos delictivos y aún cuando se ve perfectamente muchas veces en la televisión que los delincuentes no llevan tatuajes. Pero el tatuaje bien hecho es arte. El tatuaje mal hecho que cada uno lo clasifique como quiera.

Empezando el tatuaje

 

¿También es una forma de expresarse, el tatuador deja su sello impreso en la piel?

Si que es cierto que algunos tatuadores tienen estilos únicos, pero hay que adaptarse al estilo del cliente. Entonces, el sello del tatuador se puede dejar en la calidad del tatuaje, pero no en el tatuaje. Si te piden una flor de loto…no tiene firma, mi firma es que el cliente se quede satisfecho con lo que lleva.

 

Los clientes llegan con su modelo de tatuaje…

Sí, si no no los tatúo. Porque no pueden llegar y decir que no saben qué tatuarse, moverse por impulsos, tienen que tener claro que lo que llevan le gusta…

Momento de tatuar

 

¿Estás contento con la acogida que has recibido en O Barco?

Sí. Hay mucha gente. Tengo lista de espera. Creo que era algo que faltaba en Valdeorras.

 

Calypso tiene una iniciativa solidaria con las personas afectadas por un cáncer de mama…

Sí. En los tres centros que tengo en Valencia, Ponferrada y O Barco tatuamos a las personas que le han extirpado la mama de forma gratuita por solidaridad con esta enfermedad.

El estudio