Manuel Guisande

Manuel Guisande

Yo esto del mundo animal, mucho mucho no lo entiendo, y mira que llevo días viendo documentales, que es lo que hago esta temporada mientras estoy con un curre así como monótono, para daros una sorpresa dentro de un mes, más o menos.

Pues resulta que hay una época del año en que los machos montan unos cristos… unas peleas… unas disputas… un sindiós… pero no por comer, que lo entendería, sino por una hembra… ¡¡¡manda carallo!!!, por una hembra.

Por ejemplo, los bisontes se pegan unos porrazos en la cabeza por una bisonta, que no veas; pero unos golpes que hasta cambian de canal la tele, como te lo cuento. Y digo yo, todo eso por una bisonta… pero no habrá por ahí una bisonta suelta o es que el bisonte se las bisontea a todas… alguna quedará…

Pues ná, como si quedan veinte, oye; unos leñazos se dan entre ellos… y claro, yo esto no lo entiendo mucho, porque si yo fuera bisonte pues llegamos a un acuerdo: Esta para ti, aquella para mí; tú te llevas a la tuerta y yo a la coja… oye, pues repartiendo, y que queda una… pues para ti hombre, digo bisonte, pues para ti, vamos a discutir ahora por una…

Pues eso sería lo normal, repartir, y digo que reparten los bisontes (que no quiero rollos de machismo) porque por lo visto la Naturaleza es así, que si quien reparte es una bisonta… lo que ella diga; vamos, igualito que ahora con la sioux (mi mujer) pero sin cuernos o… a ver si va a ser con cuernos… ummmm, no sé, no sé.

 

Manuel Guisande

http://manuelguisande.wordpress.com/